Raúl Henríquez Soleno hoy cosecha los frutos de sus semilleros de investigación

El programa Ondas se implementa en la península desde el año 2002, luego de efectuarse un convenio entre Colciencias, el departamento de La Guajira, el municipio de Riohacha y Comfaguajira.

Una nube de aplausos se postró en el cielo del docente ganador del premio Compartir al Maestro en la categoría Mejor Maestro Ondas, Raúl Henríquez Soleno, mientras recibía un homenaje especial en el centro de convenciones Anas Mai a cargo de la secretaria de Educación Belys Gneco Teherán.

Henríquez Soleno plasmaba una gran sonrisa de
agradecimiento mientras lo acompañaba el también homenajeado José Parodi
García, quien quedó entre los mejores 18 maestros del país con su propuesta
‘Oráculo Filosófico’.

Raúl Eduardo Henríquez Soleno nació en Santa Marta,
ciudad donde se crió y estudió su primaria y bachillerato hasta convertirse en
licenciado en biología y química de la universidad del Magdalena. Actualmente
labora en la institución educativa Livio Reginaldo Fischione, donde siendo
profesor de Ciencias Naturales y Química ha venido impartiendo sus
conocimientos a estudiantes de distintos grados de la básica secundaria por 20
años.
Este docente asegura que se siente orgulloso de ser
samario, pero que gran parte de su corazón está sembrado en La Guajira. Hace 20
años, después de trabajar en la modalidad de cátedra en Santa Marta durante un
año,  concursó para laborar en la
península.  Gracias a su mérito y
esfuerzo salió favorecido; en aquel momento sintió como nuevas puertas se
abrían para ejercer su profesión de maestro, un oficio que vive con dedicación
e intenso gusto.
Razones para quedarse en La Guajira
“Mi familia me motivó para quedarme en La Guajira, al
principio fue difícil pero mi esposa decidió venirse a vivir conmigo.  Ella ha sido mi apoyo en todos estos años que
he vivido acá en este bonito departamento. Ahora tenemos a nuestro hijo mayor
como bachiller y ya está estudiando ingeniería civil en la universidad de La
Guajira”, aseguró el docente.
Su compañera sentimental comparte el amor por la
docencia, ella imparte sus conocimientos en el Internado Indígena de Aremasain,
jurisdicción del municipio de Manaure.
“Mis hijos fueron concebidos aquí en Riohacha, todos
nacieron en época de vacaciones donde mi esposa y yo nos fuimos para Santa
Marta, por lo tanto ellos nacen allá; pero una vez terminado el descanso
nosotros continuamos nuestras labores aquí en La Guajira, una tierra que
consideramos especial para enseñar”, expresó Henríquez con una sonrisa que refleja
su cariño y aprecio por el territorio guajiro.
 Proyecto ganador
“Una alternativa para dinamizar procesos investigativos
escolares desde un clima de aula innovador” fue el nombre del proyecto que lo
llevó a cargar en sus manos la estatuilla del premio Compartir.  Henríquez incorporó el tratamiento pedagógico
de la investigación científica de una manera tal que se hizo más atractiva y
dinámica para sus estudiantes.
“Esa propuesta nace de otra anterior llamada Misión
Ciencia, con la cual estuve nominado al Premio Compartir en el año 2006, la
cual envié al ministerio de Educación y obtuvimos una beca para estudiar dos
meses en Japón.  Cuando esta propuesta ya
no daba un paso más, surgió la reciente alternativa para fomentar la
investigación en el aula, fortalecer la clase de ciencias”, añadió el docente.
Raúl Henríquez agradece a sus estudiantes por ser el
fruto visible de su trabajo, asegura que sin el esfuerzo de los niños y
jóvenes, no hubiese sido posible obtener este reconocimiento nacional.  Afirma que la propuesta ganadora se trata de
organizar pequeños grupos de investigación con temáticas relacionadas con los
estándares obligatorios para cada grado donde los estudiantes realizan un
proceso de investigación en compañía de sus docentes y estudiantes que han
investigado anteriormente y sirven de asesores. 
“Una vez que se revisa todo el proceso de indagación
de la elaboración de la bitácora, de folletos y de los modelos que los chicos
diseñan para exponer se organiza la feria de la ciencia que se lleva a cabo
durante toda una semana”.
Cabe recordar que el programa Ondas se implementa en la
península desde el año 2002, luego de efectuarse un convenio entre Colciencias, el
departamento de La Guajira, el municipio de Riohacha y Comfaguajira. Esta
última, continúa liderando el programa en los quince municipios del
departamento.
Actualmente La Guajira abandera la experiencia Ondas en
el país, fomentando cultura ciudadana en ciencia, tecnología e innovación para
niños, niñas y jóvenes, quienes acompañados de sus maestros adquieren
disciplina, satisfacción por el aprendizaje y fortalecen el espíritu
investigativo desde muy temprana edad.
Amparado en esta estrategia educativa Raúl decide
implementar este proyecto en la institución educativa Livio Reginaldo Fischione
para empezar a transformar el modelo tradicional de enseñanza.
“Muchas de las
investigaciones que los chicos han desarrollado en el aula se han convertido en
proyectos ONDAS, y ellos nos han representado a nivel nacional en Expociencias
en Colombia y una de esas propuestas llegó a representarnos a Ecuador en una
feria internacional”.
Renovando al ‘profe’ tradicional
Uno de los motivos por los cuales el maestro Raúl
Henríquez Soleno decide implementar estas propuestas con sus estudiantes radica
en la renovación del maestro tradicional que no sale del aula de clase y
siempre asigna las mismas tareas a sus estudiantes año tras año.
El objetivo de este nuevo maestro es ser orientador y
coinvestigador, es decir, aquel docente que acompañe al estudiante en su proceso
de formación.
“He crecido de manera profesional en ese aspecto y de
manera personal me preocupa más por estar atento y enterándome de las
innovaciones pedagógicas y científicas para que el proceso de aprendizaje de
los chicos sea mucho mejor”.

Escribió Nelson Rodelo C.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here