-Publicidad-

Tres hipótesis manejan las autoridades de la muerte de Juan Carlos Bonilla

Existen tres hipótesis que tienen que ver con la muerte de este escurridizo hombre y según las autoridades. La primera apunta que fueron miembros del clan Úsuga, en cabeza de alias ‘Sobrino’, porque esa organización le habría propuesto una alianza para manejar el contrabando de gasolina y el tráfico de estupefacientes.
Igualmente, se dijo que Marcos Figueroa lo había responsabilizado mientras él estuviera ausente, este prefirió trabajar solo atendiendo la decisión de su aparente jefe y no quiso trabajar con los Úsuga, y de allí también le pudo venir la muerte.
La segunda conjetura sería la banda conocida como ‘Los Pachenca’, que según la Policía su jefe es alias ‘Chucho Mercancía’, quien estuvo preso y salió de la cárcel. Ese hombre estaría al servicio del clan Giraldo, que trasgrede la ley en los departamentos de La Guajira y Magdalena.
Una tercera suposición tiene que ver con un grupo irregular que opera en la fronteriza ciudad de Maicao, que está peleando el territorio, esta versión ha cogido mucha fuerza.
Por otro lado, llama la atención de las autoridades que ayer viernes andaba sin escoltas, como también el hecho de que dos personas que resultaron ilesas llevaron los heridos a la clínica y hospital, y se esfumaron del lugar.
Juan Carlos Bonilla
Medina, de 44 años de edad, natural del corregimiento de Cotoprix de padres
campesinos, comenzó vendiendo y comprando carros venezolanos.

Sus amigos le decían Juan
K, era un hombre de buen comer y beber con amigos y rodeado de mujeres lindas; últimamente
se habían realizado una operación porque estaba obeso, por lo que le había
cambiado su apariencia.
 

También incursionó en
tráfico de estupefaciente, enviando toneladas de cocaína a los Estados Unidos,
un Juez lo solicitó siendo extraditado y pagó su condena. En la investigación se
demostró que traficó junto al exmilitar Néstor Caro Chaparro, el paramilitar
Arnulfo Sánchez el señor del desierto, quien se encuentra extraditado y con
Fabio Gutiérrez, alias ‘Cañarete’, quien fue asesinado el 4 de agosto del año 2008
en Santo Domingo República Dominicana.
El hombre regresó a su
tierra comenzando de nuevo, esta vez inició traficando combustible de
contrabando desde Venezuela hasta Colombia y fundó un ruta para evadir el puesto
de control que colocó la Policía en Chivo Feliz. Los automotores los metía por
la vía de Tomarrazón saliendo de aquel lado, los propietarios del combustible debían
pagarle peaje y él les aseguraba que nada les pasaría.
Cuando arrestaron a Marcos
Figueroa el nombre de Juan Carlos Bonilla, volvió a sonar en los medios de comunicación
de la capital del país, por lo que la Policía de La Guajira comenzó a rastrearlo
y lo ubicó hace tres meses, portando una pistola con salvoconducto y revisaron
sus antecedentes judiciales observándose que no tenía problemas con la
justicia.
También su finca ubicada
en la región de Tomarrazón fue objeto de allanamiento por tropas del
Ejército Nacional, pero cuando llegaron ya había salido del lugar. Solo
encontraron un arma de fuego que la portaba el administrador de la hacienda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here