Comunidad advierte que podría haber sobrecostos en la construcción del Parque Coquivacoa de Riohacha

Los sobrecostos se podrían notar en las bancas al igual que en la carpa.
Incómodos e indignados se encuentran algunos moradores del barrio Coquivacoa, porque en la construcción del Parque que lleva su nombre podría haber exceso en los costos.
Precisaron que la obra se inició con 1.700 millones mas una adición de 450, pero esos dineros no se ven reflejados en la estructura construida.
Las obras arrancaron el 25 de abril del 2014 con la presencia de la Directora Nacional de Planeación, Tatiana Orozco. El secretario de Obras Públicas, Julio Vega Ramírez afirmó que el plazo estipulado para la terminación de la obra sería de seis meses.
Cuando empezó la remodelación del parque de Coquivacoa, los habitantes del barrio se mostraban esperanzados, hoy están decepcionados. La mala calidad de los elementos y los sobrecostos han sido demostrados por la comunidad, situación que les preocupa en gran medida.

“El contratista estableció un valor de dos millones quinientos mil pesos por unidad, cuando el costo real de cada banca es de solo doscientos quince mil pesos”, según Osman García Orcasita, residente del sector, cantidad que sustenta con una cotización de una empresa comercializadora de materiales para la construcción. 
Costo y promesas de la obra

El alcalde Rafael Ceballos lo definió como un proyecto integral que contemplaba los componentes de seguridad, educación, cultura, deportes y tecnología.
Osman García Orcasita
Así quedó determinada la construcción del parque biosaludable, senderos peatonales, área para tertulias, adecuación de la cancha de fútbol con sus graderías, al igual que la pista de patinaje.
“Hay una cancha polifuncional que vamos a recuperar, además, tendremos una zona especial para los señores que acostumbran a jugar dominó todas las tardes”, indicó Julio Vega Ramírez en aquel entonces.
El panorama actual, un rocío de insatisfacciones

En primera instancia, la obra no fue entregada seis meses después, es decir, en noviembre del año pasado. En junio del 2015 todavía avanzan los trabajos a paso lento.
Francisco Smith Aguilera, líder comunal y habitante del barrio e ingeniero de sistemas ha estado al frente de las denuncias por las irregularidades presentadas en la construcción. Preocupado por el futuro del parque y asegura que los 1.700 millones de pesos no se ven materializados en la obra.
“Da tristeza ver cómo nos dan unos juegos que son los mismos de hace 30 años, no han cambiado en nada. Hay una carpa que vale 180 millones de pesos, muy costosa y poco útil a mi parecer. Además, la cancha de fútbol no fue incluida”, manifiesta Francisco Smith Aguilera.
Francisco Smith Aguilera
Añade el líder comunal que hubo una adición de 450 millones para la cancha de microfútbol y la de patinaje. Se pregunta por qué si el contrato se refería a adecuación y mejoramiento de escenarios recreativos y deportivos, ¿dónde quedaron estos últimos? Y ¿por qué no entraron en el contrato inicial? Los moradores del Barrio no pueden creer que después de la instalación de miles de pantallas LED por todo el municipio, al parque le haya tocado luces amarillas para su iluminación.
“De inmediato elevamos nuestra voz de protesta frente al alcalde y sus asesores y ellos cambiaron las luces, además nos dijeron funcionarios de alumbrado público que esas luces amarillas las colocó el contratista porque eran las que estaban contempladas en el contrato”. Hoy existe un cementerio de luces incandescentes gracias a la protestas de estos valientes ciudadanos.
Este ingeniero de sistemas quien lleva 30 años viviendo en Coquivacoa, ve con preocupación el visible detrimento de los recursos públicos. Señala que la calidad de los materiales no es la mejor y que la interventoría no fue la calificada para la supervisión e inspección de los trabajos. En sus palabras la estética del parque no sale a relucir y la demora en la terminación de la obra continúa.
“El área de tertulia quita la visibilidad del parque, además construyeron un laberinto no es funcional en realidad no ayuda a la motricidad de los niños”, aseguró Francisco Smith.
Con voz de mando y defendiendo el dinero de los riohacheros, este grupo de ciudadanos ha logrado añadir ideas que no estaban contempladas en el contrato y que hoy son indispensable para la remodelación del parque.
Las jardineras que hoy se construyen son una viva muestra de su lucha incansable. “Ahora le están echando un relleno a la cancha de fútbol porque también lo pedimos. Esta situación es triste, prometen una cosa y salen con otra”.
En lo referente a las losetas, García Orcasita asegura que cuando las estaban bajando del camión el 30% se rompió. “En la licitación especifican el precio de las losetas pero no la calidad de ellas, en las averiguaciones que he hecho esas son las más baratas y la de peor calidad”.
En su notable descontento, este habitante del barrio añade que a la cancha de fútbol, a la que llegan jóvenes de once barrios a divertirse, no se le ha visto cambio.

-Publicidad-

La denuncia formal ya fue puesta ante la Contraloría Departamental. Estos riohacheros extiende la invitación a todas las personas que deseen acercarse al parque y brinden sus opiniones al respecto; de esta manera quieren demostrar que algo irregular sucedió y se ha traducido en perjuicio para la recreación y el deporte de niños y jóvenes.

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here