Desde Armenia con amor para La Guajira

La Guajira no solo deja en quienes la visitan la fascinación de sus paisajes y la calidez de su gente, sino también la solidaridad que esta región inspira en momentos en los que la sequía continúa. Ese es el caso de Jairo de Jesús Hurtado Arias, licenciado en matemáticas bilingüe del colegio Gimnasio Inglés de Armenia. 
Todo empezó cuando él y su familia se disponían a emprender su viaje de vacaciones de Semana Santa hacia la región.  Viendo en la televisión reportajes sobre La Guajira y sus necesidades, coincidencia o no, Jairo comprendió que algo tenía que ver en ello, “son mensajes que nos están enviando y creo que debemos ayudar a la gente de La Guajira”, le comentó a su esposa.
Sin más vueltas, recolectaron para acompañar su viaje, 18 bolsas atiborradas de zapatos, ropa y juguetes que ocuparon más espacio en su pequeño carro que las propias maletas de sus vacaciones. 24 horas de camino los trajo a esta región y desde entonces no pararon ante su misión de seguir contribuyendo de alguna manera ante la escasez.
Un año después de su acción humanitaria, Jairo regresó a La Guajira con un numeroso grupo de niños del Colegio Gimnasio Inglés y varios padres de familia quienes han ofrecido su talento y profesión para formar parte de la brigada de salud que en alianza con Cerrejón y su Programa de Salud, realizaron en las comunidades de La Horqueta (con alcance a la comunidad del Rocío) y Campo Herrera.
“En la brigada, junto a nuestra Unidad Móvil de Salud, los padres voluntarios prestaron servicios de segundo nivel como medicina general e interna, neumología, pediatría, otorrinolaringología, psiquiatría y odontología, sobre los cuales las personas del área rural muchas veces no tienen acceso”, explicó la doctora Esperanza Torres, analista del Departamento de Responsabilidad Social y coordinadora del Programa de Cerrejón.
“Estamos haciéndoles seguimiento de acuerdo a las patologías más frecuentes que ha tenido la comunidad, por eso las especialidades que se están atendiendo. Con nosotros se encuentra el hospital de Albania para darle continuidad a los tratamientos que se formulen hoy”, complementa Esperanza.
Desde el 2008, la Empresa inició un proceso de estructuración formal del Programa de Prevención de las Enfermedades y Promoción de la Salud en alianza con entidades de salud del Estado (hospitales), entidades expertas en el tema, fundaciones y academia. Esto, con el propósito de atender a las comunidades rurales vecinas a la operación minera, dada la baja cobertura en actividades de promoción y prevención y las dificultades para el desplazamiento entre la zona rural y urbana.
Pese a que en el departamento del Quindío, como lo indican los voluntarios, también hay muchas necesidades, consideran que “no son tan abruptas como las que ustedes tienen acá por causa de la falta de recursos hídricos y su sistema climático”, puntualiza el profesor Jairo.
Los niños del colegio Gimnasio Inglés, sus padres y profesores tenían la meta de recolectar  $10 millones de pesos y lograron $20 millones. Con la venta de galletas, camisetas, botones, manillas y cenas de caridad; sumado al buen corazón de donaciones realizadas por empresas privadas del Quindío, este grupo de voluntarios llegó a La Guajira también con medicinas, kits escolares, mercados, ropa y juguetes; para la comunidad Piturumana II, La Horqueta y El Rocío. Asimismo, con una donación que será invertida en capital semilla para emprendimiento con artesanas wayuu.
Cerrejón hace equipo por La Guajira. El esfuerzo conjunto entre el voluntariado ciudadano y los programas sociales que la Empresa desarrolla con las comunidades de su área de influencia, es un ejemplo que el compromiso compartido es la alianza que fortalece el sentido social por el bienestar de las personas en el Departamento.

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here