El ‘Cochise’ que pinta y esculpe las raíces y tradiciones de la cultura wayuu

Este es la historia de ‘Cochise’, pero no aquel exciclista colombiano que compitió en las décadas de 1960 y 1970 destacándose en competencias como la vuelta a Colombia, el clásico RCN y dos etapas del Giro de Italia. Es la historia de Jaime Maya, un pintor y escultor guajiro que durante muchos años ha plasmado compendios de la cultura wayuu en sus obras. 
 Y ¿Por qué a este también le dicen Cochise? Por la misma razón por la que apodaron al famoso pedalista colombiano: este seudónimo  se deriva, según cuentan sus amigos, de que el artista, en su adolescencia, era gran admirador del jefe indio norteamericano perteneciente a la familia indígena Apache  y cuyo nombre era precisamente Cochise.
“Yo era un poco rebelde, de niño nos poníamos a imitar las escenas de la película donde aparecía este personaje y yo siempre lo escogía a él.  Me quedó también el papel que ya todo mundo empezó a decirme Cochise en todas partes”.
Jaime Maya nació el 31 de agosto de 1931. Su inclinación por el arte surgió desde que era niño, en las clases de educación artística vio como existía un gusto por ese lápiz que danza sobre una hoja de papel y cuyo pase final muestra un paisaje o un retrato bien definido. De igual forma se sintió atraído por los pinceles que untados con óleo, acrílico y temperas crean una destacable obra. Mi inclinación por este arte la manifestaba yo a través de las tareas que el profesor me ponía en el colegio, con el tiempo fui atesorando esas habilidades y demostrándolas ante la gente”.
A inicios de los 50’s, aunque no terminó el bachillerato, obtuvo apoyo económico para estudiar en la academia de Bellas Artes en Barranquilla, allí permaneció durante un año aprendiendo todas las bases, fundamentos y técnicas de las artes plásticas. En esta academia aprendió Escultura, una manifestación artística que pocos dominaban en La Guajira.
Intentó crear la escuela de bellas artes en La Guajira

Al volver a La Guajira, su espíritu emprendedor se combinó son su talento  para crear uno de los primeros talleres de arte de La Guajira, ‘Cochise’ exponía todos sus conocimientos y los convertía en material comercial que era aceptado por los guajiros. Con el tiempo, el taller de este artista se vio abarrotado de personas que necesitaban avisos publicitarios, cuadros, dibujos y hasta esculturas para la decoración de su hogar.
“Traté de que el gobierno creara una escuela oficial de bellas artes, fue difícil en ese tiempo porque era yo solo quien le proponía a los mandatarios, después de tanto intentar me cansé porque a una sola golondrina no le paran bola, entonces vine y me concentré más en mi trabajo para salir adelante”.
‘Cochise’ guarda con nostalgia piezas de escultura en el patio de su vivienda, lugar donde funcionaba su taller, hoy muchas figuras que demuestran aspectos de la cultura wayuu están empolvadas y deteriorándose con el tiempo. Un contraste significado se nota con aquellos retratos de exgobernadores de La Guajira que se exhiben en un área del centro cultural en Riohacha; cada uno de ellos guarda la historia de administraciones anteriores que fueron construyendo al departamento.
Se inclinó por la temática wayuu

“Cuando yo trabajaba en mi taller que estaba donde hoy se ubica el hotel Gimaura me iba muy bien, con lo que ganaba podía vivir en ese lugar.  Al lado vivía el pintor wayuu Antonio Marquez y con él compartía mis experiencias.  A la gente le gustaba mucho mi trabajo porque yo lo que pintaba y lo que pinto aún, son temas y vivencias de la cultura wayuu”.
Maya siente una gran admiración por los usos y costumbres del pueblo indígena. En sus esculturas busca plasmar aquellos rostros de hombres y mujeres que lograron sobrevivir al dominio europeo y que hoy luchan por mantener sus tradiciones ancestrales.

“A ellos los pintaba vendiendo pescados, allá en su ranchería tejiendo o criando a los niños, en todos los quehaceres domésticos de ellos”.
A través de sus obras, ‘Cochise’ busca transmitir un mensaje, el solo mirar un cuadro o una escultura significa para cualquier persona, apreciar el mundo wayuu desde un momento específico de su cotidianidad.
La mayoría de sus piezas artísticas las ha realizado con óleo, sin embargo, este pintor guajiro considera que se ha apartado del óleo debido al lento proceso de secado.  En vez de esto ha preferido el acrílico debido a la inmediatez para secarse.
Busca recursos para no dejar morir sus dotes artísticas

Mientras Jaime Maya se recuesta en su sillón, le entristece no contar con recursos para comprar materiales y continuar pintando y esculpiendo. Asegura que en años anteriores el Fondo Mixto para la Promoción de la Cultura y las Artes de La Guajira le prestó dinero para impulsar su negocio, pero ahora confiesa que la situación es más difícil y el Gobierno no le extiende la mano. “A mí me gustaría tener mi taller otra vez o enseñar un poco de lo que sé, pero mi situación no me lo permite, aun así le seguiré aportando más de mi arte a los guajiros”.
Escribió: Nelson Rodelo C.

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here