La luz de Villa Esperanza, una ilusión en los pobladores de Rioancho

Villa esperanza, la 
invasión que tiene más de 5 años instalada a las afueras de Rioancho
(municipio de Dibulla) a la altura del kilómetro 12, quiere mejorar su nivel de
vida pero denuncian que los politiqueros de turno juegan con sus sentimientos,
están cansados que sus necesidades sean tomadas como la forma más fácil de
sacar votos. 
Los líderes revelan que la dignidad de su barrio la han
prostituido y manipulado sus sentimientos, por intereses particulares. Reclaman
servicio de energía eléctrica, porque están cansados de estar sufriendo de calor
y mosquitos.
Las 40 familias ubicadas hacen más de 5 años en las
afueras de Rioancho corregimiento del municipio de Dibulla, no cuentan con
ningún tipo de servicio público, agua, alcantarillado o aseo; todo este tiempo
han ido levantando sus casas y construyendo sus hogares en unas tierras donadas
por un reconocido hacendado.
En  casi 3 años de
lucha ha sido constante, pero han contado con Energía Social y Electricaribe que
los han asesorado de cómo deben impulsar a la administración local a satisfacer
estas necesidades fundamentales del ser humano.
En el caso de Energía Social les aseguraron que brindaban
el servicio, primero, de manera gratuita en un proceso de educación en su
barrio; luego subsidiada para prepararlos a la vida de contribuyentes en los
impuestos públicos.
En Electricaribe les comentaron que ya que no pueden hacer
el proceso con la empresa Energía Social, otra alternativa es que compren un
transformador y obtengan la energía de manera privada.
“En 5 años nunca
han tenido un proceso policivo ni judicial, pero la alcaldía de Dibulla no los
ha querido respaldar en su camino a una vida digna”, dijo Miguel Guevara, líder
de la invasión que ha cumplido tiempo suficiente para ser reconocida como un
barrio residencial.
En este año político, de contiendas electorales de
Gobernación, asamblea, alcaldía y concejo, todos los precandidatos habidos y
por haber los han visitado, a todos le han expuesto su problemática y estos
aseguran que ayudaran alimentando la esperanza de los habitantes de esta Villa.
Entre los dirigentes uno les aseguró que al día siguiente
tenían el transformador, los puso a cavar el hueco donde debe ir el poste que
sostendrá el convertidor y los abastecerá de fluido eléctrico, pero el hueco
sigue abierto porque el poste no está y el día siguiente en que llegaba el
transformador no especificaron de que semana, mes o año era.
En las pasadas elecciones de gobernación también fueron
burlados por los candidatos que se disputaban la administración departamental
quienes les convencieron que así ganaran o perdiera les regalarían el
transformador y acometida de cada casa para el goce de la energía eléctrica
desafortunadamente esas 40 familias votaron por el camino equivocado y a pesar
del respaldo de la invasión este señor tampoco les cumplió.
Mientras tanto los campesinos de Villa Esperanza
viven en un municipio que no es de todos esperando quien los ayude a solucionar
sus penurias y quien se burla de ellos prometiendo sin cumplir a cambio de sus
votos.

-Publicidad-

Escribió Graciela Laverde Redondo.

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here