-Publicidad-

Se recuperan los heridos de la balacera en las calles 19 y 20 en Riohacha

Dos hechos aislados, presentados de manera simultánea y
confusa ocurrieron hacia la 7 y 30 de la noche de ayer martes en la calle 19
entre carrera 7ª y 8 de esta ciudad, con un saldo de dos personas heridas.
El primer episodio de sangre ocurrió cuando José Ángel
Pérez Barriga se encontraba en el sardinel de su residencia, siendo sorprendido
por dos sicarios en una moto. El parrillero desenfundó un arma de fuego y lo impacto
en varias oportunidades.
José Ángel Pérez Barriga
Pérez Barriga, de 28 edad y natural de Riohacha fue
llevado de urgencia a la clínica Renacer, ya que le habría lesionado el
abdomen, brazo derecho, hombro y pierna derecha, pero se recupera satisfactoriamente.
De este hecho se sindica a dos jóvenes que se
transportaban en una moto Boxer de color negro; quienes desaparecieron del
lugar con rumbo desconocido.
Simultáneamente en la calle 20 con carrera 14 dos
personas intimidaron con arma de fuego a la señora Yubis Mileidis Martínez
Meza, comerciante de catálogos Avon y la despojaron de dos celulares marca
Samsung.
Al frente de esta vivienda fue donde 
atentaron contra José Ángel Pérez Barriga.
Coincidenciamente, un escolta profesional adscrito a la
Unidad Nacional de Protección y que protege una persona de la etnia wayuu  reaccionó tratando de evitar el hurto
disparando contra los agresores, quienes huyeron del lugar abordo de una motocicleta. 
Minutos después, llegó a la clínica Renacer Kevin Racero Martínez,
de 27 años de edad y nacido en Riohacha, presentando una herida en la
extremidad inferior derecha producida con arma de fuego y también se recupera de la herida.
Al ratico llegó al centro asistencial la patrulla
policial en compañía de la víctima quien al observarlo lo reconoció como uno de
los presuntos ladrones que minutos antes le había hurtado los equipos móviles.
La Sijin se encuentra verificando la individualización,
en procura de la identificación de la otra persona que lo acompañaba con el
objetivo de lograr su judicialización dentro de los actos urgentes.
Kevin Racero Martínez

Por su parte, la líder de la etnia wayuu, Devora Barros
Fince, aseguró que no era un atraco, que se trataba de un atentado contra su
señora madre. “El escolta acompaña a mi mamá, ella iba entrando al portón, el
escolta la empujó y comenzó a dispararle. Ahí no hubo ningún atraco”,
puntualizó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here