-Publicidad-

Para mitigar el déficit de agua que existe en Dibulla, debido a los efectos de la fuerte sequía que afronta el Municipio, se aunaron esfuerzos técnicos, administrativos y financieros para la atención de la declaratoria de la calamidad pública, el mejoramiento y optimización de la capacidad de respuesta en situaciones de emergencia de la población rural y urbana.
Según reportes de la Secretaría de Gobierno que orienta Yuliana Almazo Padilla, el sector agrícola, ganadero y el medio ambiente de esta localidad presenta significativas pérdidas donde es evidente la escasez de cultivos, estiaje de los ríos, animales muertos y la población afectada.
Así como el incendio forestal que se originó en el asentamiento indígena Arimaca a causa de los fuertes vientos propagados hasta la Sierra Nevada en jurisdicción del corregimiento de Palomino, que ha consumido más de 2 mil hectáreas de bosque que aún no se han podido extinguir completamente debido a la falta de agua en este territorio, a pesar del trabajo mancomunado de la administración municipal y departamental, los organismos de socorro y la fuerza aérea que dispuso de un helicóptero bambi bucket para apagar las llamas.
Almazo Padilla, manifestó su preocupación por las graves consecuencias que ha dejado la temporada seca e indicó que se hizo necesaria la contratación de un carrotanque por parte del Municipio para suministrar a través de este servicio el preciado líquido a las comunidades para  abastecimiento y reservorios de agua.
Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here