La orfandad es lo que persiste para labriegos de la zona rural del municipio de Fonseca, al no contar con una entidad del orden oficial o privada que entre a brindarles las ayudas necesarias para poder suplir la cantidad de dificultades que están atravesando, producto de la sequía reinante en la zona.
Ni a través de un derecho de petición que el personero Alexis Acosta Caicedo formulara a la alcaldía y Corpoguajira, los lugareños de veredas como las Colonias, Puerto López, Las Marimondas, Las Bendiciones, Sabana del Medio, San Agustín, Campo Alegre, California y el Corregimiento de Conejo ha logrado flexibilizar y obligar a ambas instituciones a garantizarles los mecanismos o herramientas necesitadas para poder seguir labrando la tierra y saciar la sed.
Por un lado el gobierno municipal aduce que el año pasado mediante la declaratoria de calamidad les hizo entrega de tanques y mangueras, entre otros elementos a los campesinos de esta zona del pie de Monte de la Serranía del Perijá y en el 2015 se han venido adelantando cometidos similares ante la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres con el objetivo de rehabilitar los micro acueductos rurales.
A su vez Corpoguajira indica que no es competencia de esa corporación requerir al Municipio para que dé cumplimiento a los compromisos pactados con esta comunidad aldeana, debido a que su misión está orientada a la ejecución de políticas, planes, programas y proyectos sobre el medio ambiente y recursos naturales renovables y es al gobierno Nacional y los gobernadores y alcaldes a quien corresponde ejecutar las acciones sociales.
El tiempo transcurre y la situación cada día que pasa se torna más crítica para estos explotadores del campo, al ver como sus cultivos de pan coger se secan, los animales mueren de hambre y sed, por no tener quien les favorezca en sus quehaceres agrícolas y pecuarias.
Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here