-Publicidad-

La empresa ASSA ha estado en el ojo del huracán por la pobre gestión mostrada hasta el momento. Hay algunos factores que favorecen a la empresa y otros que no tanto.

La empresa ASSA reemplazó a la cuestionada Aguas de La Guajira. La comunidad entera celebró el cambio, ya que Aguas de La Guajira brindaba un pésimo servicio. Desde entonces, el sueño de tener agua potable todos los días se veía más cerca. Sin embargo y aun cuando el periodo de desempeño es demasiado corto, los avances en el tema del servicio del agua en Riohacha son extremadamente ínfimos.

Aguas de La Guajira tenía tres grandes inconvenientes para brindar un buen servicio: las conexiones ilegales de la tubería madre en la zona rural , la planta de tratamiento para que el agua fuese apta para el consumo humano y una infraestructura adecuada para poder brindar el suministro.

-Publicidad-

Sin embargo, ASSA pareciera estar orientada en el tema de la infraestructura, ya que solo se perciben los resultados de la optimización de los acueductos y la instalación de los contadores, lo cual debiera ser la última fase del proyecto. Es como si estuvieran calentando el aceite en el sartén para fritar pescados sin haber salido a pescar si quiera.

Antes de los contadores debieron trabajar en la optimización del agua para que fuese apta para el consumo humano, y antes de la potabilización del agua debieron resolver el tema de las conexiones fraudulentas para poder garantizar la presión adecuada.Si no podían resolver esos inconvenientes, los cuales debieron ser estudiados a fondo a priori, entonces para que tomaban una responsabilidad tan grande con el pueblo riohachero.

Por otro lado hay que aclarar que el tema de la infraestructura, el cual es lo único en lo que han avanzado, está siendo abordado también por el Plan Departamental de Agua, el cual funciona con el empréstito que hizo el gobierno de José Luis González Crespo. Es decir, que al final ASSA está siendo altamente efectiva sólo para colocar contadores, tal vez porque en los contadores esta la forma más fácil de obtener dinero. Dinero con el cual muchas familias riohacheras están dejando de comer para pagar recibos de un agua que no pueden consumir.

Es triste decirlo, pero si los finqueros todavía siguen desangrando los tubos madres y si el agua no se puede beber, entonces el balance de ASSA es supremamente pobre. Con lo cual se concluye que haber cambiado Aguas de La Guajira por ASSA no ha servido de nada, máxime cuando los avances en el servicio del acueducto obedecen en gran parte a obras ordenadas desde el gobierno departamental.

Démosle tiempo a ASSA para que hagan su labor, estas empresas requieren tiempo. Tal vez ellos dentro de su programación tengan otras acciones secretas para solucionar los problemas en el suministro. Por otro lado, no hay que olvidar que esta empresa llegó con “bombos y platillos” alardeando de su internacional palmarés y deben tener muy claro el tema.

Muy seguramente ellos algún día harán que el sueño de todos los riohacheros de beber agua directamente de la llave a cualquier hora del día y durante cualquier día del año, se haga realidad.

Es por ello, y observando lo eficientes que son colocando contadores y rompiendo andenes, les sugiero muy respetuosamente que por cada contador colocado, siembren un árbol. Que los arbolitos sean los testigos de su labor y si éstos se secan por falta de agua, ya sabremos todos que tan eficientes fueron.

Escribió Stivinson Rojas.

-Publicidad-
Compartir