Betty Martínez

Antes de que Betty Martínez Fajardo, hoy directora del periódico Diario del Norte decidiera ingresar al mundo del periodismo, ya cultivaba dotes de reportera en sus estudios de primaria y bachillerato en el municipio de Manaure, donde vivió su infancia y juventud, rodeada del calor de los indígenas wayuu y el viento salino que recorre las calles de esta población.

“En la primaria me nació el gusto por la lectura y en el bachillerato reforcé esa idea de escribir artículos y de observar lo que pasaba a mi alrededor. Más adelante me decidí por esta profesión que es para mí lo que me gusta y es mi vocación”.

Betty nació en Riohacha el 29 octubre de 1961;  con la crianza de sus padres aprendió valores como: el respeto por las personas, la unidad familiar y la disciplina. Hoy se mantiene fuerte y perseverante después de haber perdido a su progenitor, Humberto Martínez, quien falleció en un accidente de tránsito el año pasado.

-Publicidad-

Lleva más de 25 años casada con el arquitecto Rafael Caicedo y disfruta la compañía de sus cinco hijos. “Hoy a nuestros hijos tratamos de inculcarles el respeto, la humildad y la educación, que es el mejor legado que un padre le puede dejar a sus hijos”, asegura esta mujer guajira con una sonrisa permanente en el rostro.

Esta comunicadora, quien lleva 20 años dedicada al oficio de periodista, considera que cuando una mujer es humilde, prudente, buena consejera, asume sus errores y este dispuesta a corregirlos, se convierte en una persona valiosa para la sociedad.

Martínez Fajardo ha trabajado en prensa escrita, radio, televisión y medio virtuales, informando con pasión el acontecer de La Guajira a todos sus habitantes. Hoy reconoce que la labor periodística no ha sido fácil, debido a que se ha visto enfrentada a momentos donde el miedo ha sido su consejero en medio del peligro de la profesión. “Hay situaciones para cubrir que son muy difíciles. He tenido miedo pero lo he vencido, y es una cualidad que tenemos las mujeres” afirmó la comunicadora.

-Publicidad-
Compartir