Blas Quintero Mendoza

El diputado de la Asamblea Departamental de La Guajira Blas Quintero Mendoza, señaló, que el rezago que vive en la guajira se debe al abandono estatal y a la pérdida de las relaciones comerciales con el Caribe y las Antillas, vínculos que en el pasado representaron un significativo sustento de la población wayuu en la península.

El representante añadió además que el crecimiento poblacional en La Guajira ha sido excesivo y qué organismos de estadísticas como el Dane no han registrado la verdadera cantidad de habitantes del departamento, situación que ha impedido que los programas gubernamentales sean más efectivos.

“La debacle de la guajira se debe a un esquema de no planificación y de no atención a las necesidades básicas en su oportunidad. Riohacha paso de 95000 habitantes a 285000 en menos de 20 años eso no pasa en ningún lugar, lo que hace más difícil atender a esa población”, afirmó.

-Publicidad-

Quintero Mendoza resaltó que debido a una debacle laboral en las zonas costeras del departamento de la guajira se condenó a la población indígena a padecer hambre y sed en su territorio. “Muchos de nuestros indígenas vivían de la actividad de los barcos y buques que atracaban en esas zonas de playa o de costa y su sustento dependía en gran parte de la actividad comercial con las Antillas y el Caribe hoy en día no llega ni un barco por qué ese comercio se trasladó para Bogotá”.

El diputado hizo un llamado al Gobierno Nacional para que explore Las verdaderas causas de la crisis en la guajira y con base a eso pueda preparar efectivos programas que subsanen todas las necesidades básicas insatisfechas de los habitantes.

-Publicidad-
Compartir