Foto archivo.

Por: Hugues Gámez Gámez, corresponsal en San Juan del Cesar

Una de las más graves consecuencias que ha causado el fenómeno del niño es el largo periodo de sequía, que tiene a varios ríos del país con niveles que superan los mínimos históricos, hasta el punto de dejar agonizando a algunos por la falta de caudal, sobretodo en la región Caribe y con mayor intensidad en el departamento de La Guajira.

El mítico río Cesar, que guarda tantas historias, tantas leyendas, el bravo río que ha sido fuente de inspiración para que surjan emblemáticas canciones de las prodigiosas memorias de nuestros autores, como Roberto Calderón Cujia, Hernando Marín Lacouture, Máximo Móvil Mendoza, entre muchos, no ha escapado de los embates del extenso y violento fenómeno natural.

-Publicidad-
-Publicidad-

Desde su nacimiento en la Sierra Nevada de Santa Marta hasta su desembocadura en la Ciénaga de Zapatosa en la región momposina, es palpable la debilidad que presenta en su cauce que en otrora era vigoroso, hoy su situación es muy delicada ya que los niveles en estos momentos son los más bajos que históricamente se le han conocido y los afluentes que lo abastecían se encuentran en peores circunstancias.

Ante semejante crisis, las autoridades ambientales han prendido las alertas, se restringe la extracción de materiales y otros que puedan hacer más agravante su estado actual, como las conexiones para sistemas de riego sin autorización.

-Publicidad-
-Publicidad-
Compartir