Tras el último hurto de semovientes constituido en un seleccionado lote de ganado de propiedad de Fabián Acosta Romero, el comité de ganaderos del Distrito, se declara en alerta máxima y asegura que la zona rural ha alcanzado unos niveles escandalosos de inseguridad.

Hechos como este, ponen en evidencia la capacidad depredadora de los bandidos que hoy se pasean sin Dios ni ley por fincas y potreros, y de permitir que se vuelvan recurrentes, se podría constituir en una conducta difícil de controlar y a partir de ahí pueden surgir otros tipos de delitos.

Por tal razón, el comité de ganaderos de Riohacha Cogari, por intermedio de su Director Ejecutivo, José Ángel Brito Gómez, solicita a las autoridades civiles y policiales una energética intervención del campo, que es eje de la economía y de la canasta familiar para que se erradique de raíz el andar de los malhechores, cada vez más osados y enseñoreados en el territorio.

-Publicidad-

De igual manera exige también tanto de la Fiscalía General de la Nación, ante quien formuló denuncia de los hechos ocurridos, como de los entes de apoyo en investigación e inteligencia, el mayor interés porque se identifiquen y se judicialicen los individuos  que hacen parte de las bandas de cuatreros, antes que este fenómeno delincuencial se salga de control y se convierta en un factor más de perturbación social y de orden público.

Siguiendo con sus peticiones, hacen una más  a la ciudadanía esperando de ella la mayor colaboración posible con información que conduzca a la recuperación de los rumiantes hurtados.

A la persona que proporcione información  que conlleve a esclarecer los hechos concretos de la sustracción referenciada, el comité ofrece una recompensa cuyo valor inicial es de 5 millones de pesos.

-Publicidad-
Compartir