Los centros urbanos más poblados de La Guajira, adolecen de los mismos problemas y que en otras cosas, son fáciles de resolver, sólo hay que socializarlo con la misma comunidad que ha sido artífice en el mismo y seguramente será solucionado.

Eso se atreven a decir varias personas que a diario observan el movimiento que se vive en el centro de Maicao, debido al desorden y a la falta de sentido de pertenencia de la misma población.

Una de las dificultades que se presenta es el descargue de grandes vehículos que se hacen en cualquier horario, no obstante a que existe una disposición oficial del Gobierno que designa unas horas: antes de las ocho horas y después de las cuatro de la tarde, para no afectar el tráfico y el normal desarrollo del comercio.

Ante esto, no hay ley que valga ni transito que pueda. Tampoco son suficientes las acciones ni la autoridad de los pocos reguladores para frenar el desorden de vehículos mal cuadrados utilizando espacios inadecuados y con altos volúmenes en sus descomunales equipos que afectan la tranquilidad de los ciudadanos.

Hoy la situación ha sido más neurálgica; porque no solo en el día, sino en las noches y las madrugadas, pues se ubican en las recién remodeladas avenidas y ponen a sonar al volumen más alto sus equipos, sin importar que esas áreas céntricas tienen como vecinos conjuntos residenciales.

Las quejas son constantes. Los usuarios dicen que ya no tiene ante quien quejarse porque no han encontrado eco a sus peticiones ni ante el gobierno municipal, ni ante la policía y mucho menos ante la unidad local del tránsito.

-Publicidad-
Compartir