Janny Yuseth Silva Pinto.
-Publicidad-

Por: Estefany Mendoza Fuentes, periodista de LaGuajiraHoy.com

“Quienes lograron verlo y conocerlo podían apreciar su sonrisa y carisma, fue buen hijo, amigo y primo” comenta Wilder Soto, al hablar de Janny Yuseth Silva Pinto.

Desde el 22 de julio, familiares y amigos de Janny manifiestan tener un ángel más en el cielo, sonriéndole desde lo más alto, Chirro, como muchos lo llamaban padecía desde hace siete años de una enfermedad cardiaca, motivo por el cual hoy no se encuentra con nosotros.

El hombre de tan solo 36 años de edad se desempeñaba como mecánico dental y Administrador de Empresas, era esposo de Lidu Araújo, enfermera, y padre de Thaliana Silva, de 7 años de edad.

En la madrugada del sábado 22 de julio, su lucha de hace varios años culminó, lamentablemente, Silva Pinto, pese a sus ganas y esfuerzos por seguir en pie, perdió la batalla, ese día a la una de la mañana su corazón sufrió un infarto y murió en la ciudad de Barranquilla.

“Adiós al mejor primo, Chirro siempre sonreía, siempre estaba alegre, le gustaba los carnavales, bailar, gozar, era un verdadero amigo, deja un profundo vacío en nuestras vida, paz en su tumba por siempre”  así lo describió Wilder Soto, primo y amigo.

Silva Pinto vivía en el barro El Tatual, era hijo de Wilman Silva Móscote, arbitro y docente deportivo de Riohacha y Xiomara Pinto, ama de casa, desde muy joven adquirió el amor al fútbol, fue reconocido a nivel local y departamental como buen jugador, afición que compartía con sus hermanos.

Desde el año pasado venía sufriendo varios episodios cardiacos, por lo cual, sus familiares decidieron trasladarlo a la capital del Atlántico, pero tras varios procedimientos por salvar su vida, no se pudo, pues la única salvación era un trasplante de corazón, solución muy remota en el país.

En la tarde de ayer fue sepultado en el cementerio central de su tierra natal, con una asistencia abrumadora de dolientes los cuales, iban acompañados de papayera, recordando siempre esa alegría que caracterizaba a Silva Pinto, entre amigos y familiares decían, ¡Adiós a un hombre de sonrisa inmortal, no está presente, pero en nuestras memorias siempre vivirá!

1 COMENTARIO

  1. A mi amigo de infancia, dictado por el inexorable e implacable camino de la vida que siempre tiene un horizonte y una meta, a veces se nos da con fin que no esperamos, en este caso el camino para algunos de nosotros desafortunadamente es corto y para otros suele ser más largo, con esta lógica exacta de la vida le digo a mi amigo de infancia “Chirro” nos veremos seguramente en otro plano para un tradicional partido de fútbol como lo solíamos hacer en la mítica cancha del Tatual de la que tantos buenos recuerdos tenemos todos los que hemos pasado por este barrio de mi querida Riohacha, a mis otros amigos de infancia, Nini, Pela, Yuliet, Jhonatan, a los viejos Chio y Wibiri desde la distancia mis más sinceras condolencias.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here