Fidel Iguarán, hombre de antaño que vivirá en la mente de quienes lo conocieron

-Publicidad-

Hasta el día de ayer, familiares y amigos gozaron de la presencia física de Fidel Iguarán Bravo, a quien describían como una persona tradicional.

“Mi papá era reconocido porque fue un hombre de antaño, era muy buena gente y siempre saludaba y estaba en todos lados”, dijo Fidel ‘Toty’ Iguarán.

Según sus hijos, hace más de un año a Fidel lo venía amedrantando el cáncer de próstata, enfermedad que terminó cegando su vida en la tarde del 27 de julio en las instalaciones de la Clínica Cedes de Riohacha.

Iguarán Bravo, era oriundo del caserío de El Abra, perteneciente al distrito de Riohacha, donde vivió gran parte de su vida y formó una familia al lado de Ilda Amaya, unión de la que resultaron 8 hijos.

El pasado 15 de abril Fidel cumplió 78 años de vida, pero por motivos de salud no le fueron festejados, sin embargo, fue acompañado por sus hijos.

“Mamá falleció hace 7 años, ahora papá la sigue acompañándo en lo más alto del cielo, en compañía del todo poderoso” argumenta uno de los ocho herederos de la unión Iguarán Amaya.

Por aproximadamente 20 años, Fidel e Ilda se juraron amor, quienes los conocieron, dan testimonio del gran cariño que existía en el hogar, el cual, nunca se esfumo pese a las circunstancias y obstáculos que la vida les presentó.

Como todo buen guajiro Fidel era amante a la música vallenata, quien a son de los juglares,  se regocijaba y se ponía a tomar al frente de su casa una cerveza bien fría.

Entre sus actividades habituales se dice que muy temprano Iguarán Bravo se despertaba y salía a trotar y luego en la tarde se reunía con sus amistades a jugar dominó.

Para su hijo, Fidel Alejandro, su padre era su orgullo, era un verdadero padre y recuerda, entre llantos, que lo que más recuerda de él, era que siempre decía que él era de sus hijos. “Su alegría estaba en complacer a sus hijos, nosotros éramos el brillo de sus ojos.  Él nos demostraba siempre su amor, siempre se sentía que nosotros éramos sus hijos, ‘Ese es mi hijo’ y se inflaba”, aseguró.

Según sus hijos, mantuvo 3 días interno, ya no les daban esperanzas y estuvieron preparándose para este suceso. El cáncer ya había hecho metástasis en sus huesos, lo que le permitió vivir hasta las 5 de la tarde de ayer.

Fidel Iguarán Bravo, será llevado a su tierra natal, y sepultado a las 4 de la tarde de hoy, sus familiares, dispondrán de vehículos para quienes quieran acompañarlos estarán a esperas en la casa del exalcalde de Riohacha Wilder Ríos Rojas en la calle 34 con carrera 7, barrio Eurare.

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here