Silvestre Dangond culminó en Riohacha su ‘Tour del Reencuentro’

El evento más esperado en Riohacha por la fanaticada roja fue un impecable show, y no menos por la presentación que hizo el cantante Urumitero en el distrito de Riohacha, quien hizo un recorrido de cada de las producciones que ha realizado en los 12 años de carrera artística.

Silvestre Dangond Corrales fue la atracción de la noche del sábado, con una actuación de más de 25 canciones que pusieron a vibrar a los más de dos mil expectantes que se dieron cita en la cancha de fútbol  de la institución Educativa Almirante Padilla.

La organización del evento no tuvo falla alguna, aunque los riohacheros no respondieron a la convocatoria, no se llenó, ni siquiera los palcos. Lo que menos se esperaban los organizadores, era que los meseros y el staff estuvieran tan caras largas, porque no hubo la asistencia que se pensó.

Los teloneros, Junior y Nico, quienes vinieron de Valledupar y Simón Te Canta, desde Riohacha, no fueron no dieron para tan importante concierto, de hecho, según los asistentes, la primera agrupación animó, mientras que el segundo bajó toda intención de seguirlo escuchando. Dos horas duró la música libre a espera de que Silvestre apareciera, sin embargo, subió a tarima pasadas las 12 de la noche y estuvo allí hasta 3:15 de la madrugada.

Inició su repertorio con la canción ‘La que me quiera la quiero’, y así recordó cuatro canciones de su primera producción, entre ellas, el Tao Tao, Blanco y Negro y Mi Amor por Ella. Siguió con canciones aleatorias de las demás producciones que realizó con Juancho De La Espriella; La gringa, Esa Mujer, El Pasado es Pasado, La indiferencia, La Tartamuda, Por Dios que Sí, Aunque después me duela, de esta relató una historia que vivió en La Paz, Cesar, con el pase de ‘la olla a presión’.

Tres canciones después, Silvestre cambió de acordeonero y tocó con Lucas Dangond, quien es actualmente su compañero en tarima, con este tocó sus más recientes producciones. Hizo dos reencuentros, con su papá ‘El Palomo’ y con Juancho De La Espriella, a quienes bendijo y agradeció su presencia y compañía en su carrera.

Culminó su show, con La Colegiala, y dijo que “Este tour debe terminar donde comenzó, en Riohacha y con su fanaticada, aseguró el cantante guajiro. También, le dio gracias al pueblo riohachero, quien creyó en él en sus inicios y resaltó el apoyo incondicional de su compadre Nelson Freyle.

Dangond Corrales, le cantó al amor, al despecho, al ‘cacho’ y a Riohacha, como él mismo lo expresó.  No utilizó presentador, el mismo se dirigía al público, muchas veces como queriendo interactuar, fue una noche para no olvidar.

Dejar respuesta