-Publicidad-

A vendedores de Cuatro Vías les caen ‘pedacitos’ de carbón

La empresa minera ha tratado de colocarle polisombra, para evitar que el polvillo o partícula caigan sobre la comida que expenden.

Por: Yeeldi Bermúdez, periodista de LaGuajiraHoy.com

Los trabajadores informales que se encuentran a un lado de la vía férrea en Cuatro Vías, perteneciente al municipio de Maicao, se quejan en todo momento del polvillo y pedacitos de carbón que caen diariamente al paso del tren en el tramo de sur a norte cuando este va cargado.

Sin embargo, varias de estas quejas que han realizado los vendedores, dicen no ser escuchadas por parte de la empresa minera para que se tomen otras medidas y mitiguen esta problemática que aqueja a la comunidad Wayúu.

Liney Boscán Epinayú.
Liney Boscán Epinayú.

Según Liney Boscán Epinayú, vendedora, la empresa carbonífera ha hecho caso omiso a sus peticiones y sienten que ésta tiene preferencias por los alijunas que por la comunidad Wayúu.

Aunque según Cerrejón en diferentes reuniones y acuerdos con los vendedores, en el año 2013, implementó medidas que mitigara el impacto que causa el paso del tren por la vía férrea, reduciendo la velocidad de 70 a 40 kilómetros por hora con el fin de que a su paso no afecte a los vendedores que permanecen cerca a la vía férrea.

Igualmente, dispusieron humedecer el carbón en cuanto sale a su destino con el objetivo de prevenir la difusión de partículas de polvo o carbón en la zona, y según la empresa, toma muestras periódicas de calidad de aire del sector durante el paso del tren. Adicionalmente, en el año 2015 instalaron unas barreras de polisombra, la cual protege los establecimientos comerciales y disminuye la cantidad de partículas en estos.

En la berma de la carretera, las nativas de la etnia Wayúu asan el chivo.
En la berma de la carretera, las nativas de la etnia Wayúu asan el chivo.

Sin embargo, los vendedores manifiestan que “hay días que debemos salir corriendo a recoger todo porque del tren van cayendo muchos pedacitos de carbón y la polisombra no es suficiente para que nos cubra”.

“Hace ya 7 años que estamos esperando una reubicación y nada, los chivos se los come uno ya contaminados, porque los jagüeyes se llenan del polvillo del carbón, los cactus también están llenos de carbón, fuera mejor si Cerrejón no estuviera en La Guajira”, aseguró Boscán Epinayú.

Por su parte, Cerrejón, asegura que la vía férrea debe tener una distancia prudente, es decir, un área despejada y prohibida para que en situaciones como las del polvillo no sean causa de molestia y que la comunidad aledaña no se vea afectada, pero, los vendedores se oponen a retirarse de esta zona que está a escasos 100 metros de la vía férrea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here