Cerrejón y voluntarios mejoraron condiciones locativas de sede escolar en alta Guajira

-Publicidad-

Bajo un inclemente sol y una temperatura de más de 37°C, dieciocho voluntarios tanto empleados del Cerrejón, como contratistas de La Mina, Puerto Bolívar y del Sistema de fundaciones, se dieron cita en la comunidad de Satsapa, en el kilómetro 124 de la vía férrea, entre Uribia y la Alta Guajira, con el fin de mejorar las condiciones educativas mediante la adecuación de la infraestructura de la sede escolar e iniciar la construcción de un comedor infantil de donde se beneficiarán cerca de 110 estudiantes.

La jornada inició con una bienvenida por parte de la Autoridad Tradicional de la Comunidad y sus líderes representantes. Cada voluntario recibió con entusiasmo la responsabilidad de asumir y trabajar satisfactoriamente en equipo.

Durante la sesión, los niños participaron de una jornada de limpieza en los alrededores de la escuela, y las voluntarias reforzaron a los jóvenes la importancia de cuidar el medio ambiente, a través de actividades lúdicas y de integración.

“Como guajiro que soy es muy satisfactorio para mi estar acá en esta comunidad contribuyendo al mejoramiento locativo de la escuela de esta comunidad, la cual se encontraba en muy mal estado, por eso esperamos que al salir de aquí con nuestro trabajo, las instalaciones queden en mejores condiciones”, manifestó el voluntario Jewel Brito.

El principal reto de esta jornada, consistió en el arreglo de la fachada, interiores y algunas tejas del techo de la escuela de la comunidad, el cual fue realizado a satisfacción. Por otro lado, dentro del grupo de voluntarios se contó con la participación del presidente de Cerrejón,  Roberto Junguito,  quienes estuvieron muy activos con la pintura.  La comunidad estuvo involucrada a través de una Yanama en la cual las mujeres prepararon un almuerzo propio de sus usos y costumbres.

“Estamos muy orgullosos de estar en Satsapa, este es solo uno de los proyectos que tenemos como parte del Voluntariado Corporativo Cerrejón. Hace más de un año, decidimos incluir en nuestra visión, que además de ser una mina de talla mundial íbamos a hacer una alianza por el desarrollo de La Guajira y el resultado de esta actividad, es una muestra de ello”, afirmó Roberto Junguito, voluntario.

Los voluntarios siguen comprometidos a hacer equipo con La Guajira, trabajando unidos y de la mano de las comunidades, en el desarrollo de iniciativas encaminadas a mejorar su calidad de vida. Por ello, durante esta jornada, se inició además, la construcción de un comedor infantil; sin duda, los voluntarios y la comunidad de Satsapa seguirán empoderados tejiendo alianzas por el Departamento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here