-Publicidad-

Hombre en Maicao se enfrentó a un policía y perdió la vida

Hasta esta clínica en Maicao fue llevado el uniformado que resultó herido.

Escondido en un matorral, un hombre esperaba a un policía para asesinarlo, acostado boca arriba planeaba su cuartada para atacar al uniformado, pero resultó muerto con dos tiros en la cabeza y cuatro más en diferentes partes del cuerpo, falleciendo de manera instantánea.

Se trata de Hernán de Jesús Boscán Boscán quien perdió la vida al tratar de acabar con la humanidad del uniformado de la Policía. Los hechos dan cuenta que una llamada fue la que alertó a los miembros de las autoridades policivas, dando a conocer que en el barrio La Concepción había un grupo de personas que portaban armas de fuego. Hasta el lugar llegaron dos patrullas, las cuales requisaron a las personas y no encontraron nada.

Uno de los uniformados se percató que al frente del lugar había un lote baldío y con la luz de su celular en mano, comenzó a buscar presumiendo que allí podría encontrar el arma de fuego que al parecer habían botado las personas al escuchar el rugir de la motocicleta en donde se desplazaba el Cuadrante 9 de la Policía.

A eso de las 9:50 de la noche de ayer lunes feriado, el uniformado cuando se encontraba de espaldas, decidió rápidamente darse la vuelta, pero se encontró con la sorpresa que había un hombre tirado en el suelo, apuntando con una pistola para matarlo.

El Policía reaccionó de manera rápida y se presentó un cruce de disparos a unos dos metros de distancia, entre uno y otro. El uniformado fue impactado en el pecho del lado izquierdo pero el chaleco antibalas, lo protegió, como quien dice, le salvó la vida. Mientras que Hernán Boscán, recibió seis impactos de bala.

El occiso de 29 años de edad, era natural de Maicao, tenía varias anotaciones en la Policía Nacional por varios delitos y en la actualidad tenía detención domiciliaria y portaba brazalete.

El levantamiento del cadáver lo realizó el Cuerpo Técnico de Investigación CTI y se conoció que Boscán Boscán tenía en su poder una pistola ‘glock’ y en el lugar se recogieron 8 vainillas percutidas.

El uniformado fue internado en una clínica de Maicao y horas después dado de alta, mientras que Hernán de Jesús, fue trasladado a la morgue para realizarle la necropsia y entregárselo a sus familiares.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here