Un mes sin Cesar Medina, un riohachero apasionado por la unión familiar y la cocina

-Publicidad-

Por: Estefany Mendoza Fuentes, periodista de LaGuajiraHoy.com

“Adiós a un amigo, hermano y compadre” expresa con gran nostalgia y vista opaca Solfanis Camargo, una de las hermanas de Cesar Augusto Medina Mejía, quien falleció el pasado 2 de julio.

Medina Mejía tenía 54 años de edad, era un hombre, alto, robusto, de piel trigueña, ojos verdes, y buen carácter, según familiares, era un componente fundamental en la familia, atento alegre y apasionado.

 

Natural de Monguí, corregimiento de Riohacha, pero pasó gran parte de su vida en la capital guajira, chef profesional, egresado del Sena, hijo de Pricila Mejía y Augusto Medina “Chachito”.

 

Cesar Augusto, era un hombre tradicional, amante del buen vallenato, su ídolo era Rafael Orozco, a quien en parrandas imitaba y se sentaba a tertuliar con sus amigos de la vida y letras inmortales de ese artista.

 

Su eje principal en la vida, era la familia, por quienes estaba dispuesto hasta a dar su vida, si era necesario, más que asistir a una parranda, le importaba compartir y dialogar con sus padres, hermanos, sobrinos y tíos.

 

Tuvo 5 hijos, y su compañera de vida fue Maribeth Rojas, quienes juntos se dedicaban día tras día a darlo todo por ver progresar a los suyos, en su hogar, su legado fue la unión, el amor y la paz.

 

“Estamos aún sorprendidos, mi hermano siempre gozo de buena salud, aunque no practicaba ningún deporte siempre estaba en forma” argumentó Solfanis Camargo.

 

Todo empezó diez días antes, cuando Cesar Medina fue intervenido por apendicitis, todo iba bien, su recuperación fue normal, pero el 2 de julio, de un infarto fulminante murió, y aunque médicos hicieron lo posible por reanimarlo, su destino fue ese.

Dejando lágrimas en su familia, y oraciones continuas por su descanso en paz, “El tío de los chocolates” como sus sobrinos le llamaban, porque en cada uno de sus viajes de obsequio traía dulces, partió dejando un sabor amargo.

 

“Yo diría que él tenía la gracia de Dios por ese inmenso amor que le profesaba a todos, es y será un pieza irremplazable en la vida de quienes lo conocieron” argumentan sus familiares.

 

Su familia invita a la misa del primer mes de Cesar Augusto Medina Mejía, la cual se oficializará a las 6 de la tarde en la iglesia Divino Niño. Paz en su tumba. 

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here