«Un hombre que está más sucio que un rancho solo, se viene a limpiar las uñas con mi honradez.» Con este preludio se dirigió el diputado de Opción Ciudadana, Blas Quintero Mendoza, al gobernador de La Guajira, Jorge Enrique Vélez García, en el marco de la instalación a la sesiones extraordinarias que los convocó el ejecutivo departamental.

Esto sucedió el pasado lunes en el recinto Luis Antonio Robles, ahí el diputado le dijo que el respeto se gana, haciendo referencia al comportamiento que ha tenido el mandatario desde la capital del país a través de los medios de comunicación, atacando los guajiros inmisericordemente.

Hay que ser coherentes entre lo que se hace, se dice y se piensa. Usted ha ofendido a La Guajira en todos sus órdenes, a niños, adultos y profesionales.

Como guajiro le reconoció que existen fallas culturales «nosotros somos guajiros descendientes de los wayúus y de los africanos fuertes que vinieron a esta tierra».

Señor Vélez cuando ya van dos meses solo hemos recibido improperios y que salga el guajiro que diga que no se ha sentido ofendido, nosotros no esperábamos que usted lo haga por los medios nuestros, esto no lo escucha Bogotá, hoy a muchos guajiros menos a este hombre, que les da pena en Bogotá decir que somos guajiros, porque estamos estigmatizados y usted contribuyo a eso.

Le recordó que el día de su posesión, yo le dijo a usted que los guajiros queríamos gritar y éste diputado le manifestó, que gracias por venir, porque usted nos iba a acercar a la prensa nacional, que ilusos éramos, usted si nos acercó, pero para su conveniencia.

También le manifestó que, el departamento tiene crisis económica producto de que el gobierno nacional se llevó las regalías para invertirlas en varios departamentos. En La Guajira se han profesionalizado 110 mil personas, con esos recursos y el primero en Colombia en realizar el programa de la gratuidad de la educación fue la península.

Al final de su intervención, el honorable diputado le dijo que lo despedía cantándole con un pedacito de la canción Isabel María, cantada y compuesta por los hermanos Zuleta «un hombre que está más sucio que un rancho solo, se viene a limpiar las uñas con mi honradez»; dándole a entender que él está más sucio que cualquier guajiro y tampoco es honrado porque procesos abiertos tiene, como lo tiene cualquiera en la tierra de Padilla.

-Publicidad-