Más que dinero, para llegar al éxito se necesita propósito y ganas de luchar

Carlos Arturo Piña Barliza, ha superado el miedo al fracaso, y cada día trabaja por ver su sueño, hoy ya materializado

Por: Estefany Mendoza Fuentes, periodista

Hace unos años atrás, quienes lo veían tal vez, pensaban que era un joven común  y corriente, en medio de afanes y muchos propósitos, Carlos Arturo Piña Barliza, superando el miedo al fracaso, y trabaja día a día por ver sus sueños materializados.

La popularidad nunca ha sido su objetivo, solo se esmera por salir adelante, mejorar su calidad de vida y ayudar a la comunidad, “ser cada día mejor, luchar por lo que quiero y disfrutar de la vida”, así define su diario vivir este joven emprendedor.

Desde niño se caracterizó por ser competitivo, se esforzó por estudiar, y ocupar siempre los primeros puestos, es bachiller de la Institución Educativa Divina Pastora y profesional de La Universidad de La Guajira, del programa de Ingeniera Industrial, este joven riohachero de 24 años ha venido construyendo su propia escalera hacia el éxito.

“Estando en cuarto semestre, tuve la oportunidad de ingresar a trabajar en la Revista Sendas, a partir de ahí,  en medio del estudio y trabajo, fui aprendiendo y abriendo campo en oportunidades de negocios, ser dueño de empresa e independiente” argumenta Piña Barliza.

En décimo semestre, próximo a enfrentarse al gran reto de todos los estudiantes de pregrado, en vez de realizar sus prácticas o monografía de grado, optó por hacer un plan de negocios, con el apoyo de sus docentes del área de emprendimiento, familia y amigos.

Así nació Publicap: Agencia Creativa,  “al inicio tenía muchas dudas, pero la empresa logro consolidarse gracias a la ayuda de mis padres, quienes me colaboraron tanto en lo económico como en lo moral, de esa forma fui perfeccionando ese sueño, y hoy gracias a Dios y a ellos, es una realidad” manifiesta con gran sonrisa.

Las ganas de avanzar y el acompañamiento familiar, fue el motor para que Carlos Arturo no dejara de soñar, “en la ciudad de Riohacha generalmente la mayoría de los los jóvenes ingresan a estudiar con la mentalidad de ser empleados, pero el reto es creer y crear”, reto que jamás lo vio como un imposible, y nunca descanso hasta llegar a él.

En el año 2013 en el mes de septiembre abrió las puertas de la agencia, a pesar de no tener el título profesional, tenía claro cuál era el camino que debía transitar para poder surgír.

“Los retos se asumen, y cada día se trabaja por superarlos y alcanzar el éxito” expresa con firmeza, además manifiesta que cada día es un reto diferente, y a pesar de no ser publicista, se ha venido asesorando y aprendiendo para ofrecer un servicio óptimo y de buena calidad a sus clientes.

Inicios de un sueño

Haciendo relación con su apellido, la primera imagen de la empresa fue una piña sonriendo, entre risas manifestó que “eso no fue hecho porque si”, sino que con el fin de penetrar en el mercado eligió a esta fruta, que simboliza algo jugoso, dulce y agradable, además añadió gestos de carisma, tratando de hallar cercanía con el público.

La idea fue un éxito, ‘Piñita’, como es conocido Carlos Arturo Piña Barliza, logró que los ciudadanos cada vez que vieran el anuncio de la empresa lo asemejaran a él y viceversa.

“Todo ha sido por mejorar, no ha sido fácil pero con la ayuda de Dios vamos progresando, en Riohacha tengo muchos amigos, siempre he sido alegre e inquieto; entonces la palabra piña, además de ser una fruta, es mi apellido, teniendo en cuenta lo anterior,  hicimos una piña bastante animada, chévere y agradable a las personas” comenta el joven empresario.

A medida que iba pasando el tiempo, el sueño se fortalecía, Publicap inicio siendo una pequeña oficina de 12 metros cuadrado, y actualmente, la agencia oscila entre 250 a 300  metros cuadrados, con mucho más espacio, maquinaria y un equipo de trabajo competente.

En medio de la academia, el trabajo y la familia, argumenta que tiene tiempo para todo
En medio de la academia, el trabajo y la familia, argumenta que tiene tiempo para todo

Además, se cambió la imagen corporativa, lo que antes era cómico, se convirtió en un logo más profesional, demostrando la seriedad de la labor hacia sus clientes “decidimos dar ese gran salto, cambiamos, ahora somos una agencia con proyección empresarial, más competitiva para generar mayor confianza”.

Poco a poco Publicap se ha posesionado y ha tenido buena aceptación ante el público, tanto que hoy, no solo realiza contrataciones para grupos de personas, sino para entidades municipales y departamentales.

Carlos Arturo, un hombre que desde niño le gustó sobresalir, servir y ser líder, ha respirado aire de éxito y puede dar fe y testimonio de como trabajando por lo que se quiere se llega a ser, quien se quiere ser.

“Mi meta es generar desarrollo social y económico en esta ciudad que tanto lo necesita, mi padre Carlos Piña Perpiñan y Ruby Barliza Choles, dos guajiros, que siempre me ha inculcado valores como el de ayudar al prójimo y ser una persona humilde, algo que he venido potencializado a través de la Organización Cámara Junior Internacional (JCI) Capitulo Wayma que me capacita para ser un gran líder” manifiesta Piña Barliza. 

Distribución del tiempo

En medio de la academia, el trabajo y la familia, argumenta que tiene tiempo para todo, es un joven normal, le gusta salir, bailar, y departir con sus amigos, además le queda tiempo para practicar deportes.

Sin duda alguna, Carlos hace buena distribución de su tiempo, “he sido apasionado con el deporte en general porque he practicado casi todos los deportes desde tenis, fútbol, ajedrez, y demás, pero sobresalí siempre desde niño en el ajedrez y en el fútbol”.

Como también, argumenta que cuando no está cumpliendo como es debido en algo,  se inquieta, y agiliza el proceso para solucionarlo, debido a que nunca le ha gustado dejar las cosas inconclusas o mal realizadas.

Los triunfos y las derrotas, les han enseñado a luchar, aludiendo a que en todo momento siente que está compitiendo, y se esmera por hacer las cosas bien.

Manifiesta que las barreras son imaginarias, nada es imposible, así que siempre va hacia  delante y a pesar que nació en una familia modesta, quienes conocen a Carlos lo describen  como una persona humilde, sencillo, amigo de sus amigos, agraciado y como todo joven guajiro, disfruta de un buen vallenato.

Como mensaje, le dice a los jóvenes, que sueñen en alto, luchen cada día por alcanzar sus metas y podrán transitar por la sendas del éxito, la constancia y la disciplina es lo que hace la diferencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here