-Publicidad-

Policía halló abuelita más longeva de La Guajira

Irene Ipuana nacida el 19 de septiembre de 1899, es la matrona wayuu que hoy se roba el corazón de la Institución de la Policía Nacional y del departamento de la Guajira.

Su travesía para llegar hasta esta zona comenzó desde muy niña, cuando residían en una ranchería en la alta guajira, su familia en busca de nuevos horizontes, deciden viajar hasta el sur del departamento con sus animales y con toda la ilusión de asentarse en una zona menos árida, su recorrido culmina en uno de los corregimientos de Fonseca.

Con el paso de los años se convirtió en lo que hoy se conoce como “El rinconcito wayuu”, del clan Ipuana en medio de las comunidades de mayabangloma; allí conoció el amor de su vida don Dionisio Arpushana, ellos se juntaron y tuvieron cinco hijos, estos a sus vez le dieron a doña Irene la dicha de ver crecer a 22 nietos, 18 biznietos, 15 tataranietos y 8 chorritos como se les llama en la cultura wayuu a la última generación.

la-policia-nacional-encontro-a-dona-irene-en-un-procedimiento-policial-1Doña Irene no habla, pero su mirada, sus gestos, lo dicen todo, hoy cumplió sus 117 años y como sorpresa del grupo de carabineros que vienen adelantando acciones integrales en esta zona del país le festejaron su cumpleaños, con una torta, mercados y con el único objetivo de fortalecer los lasos de hermandad entre estas comunidades indígenas y la Policía, le fue igualmente entregada una silla de ruedas para su comodidad, puesto que por su edad vivía al paso de las horas postrada en una vieja silla y/o hamaca.

El grupo de carabineros llegó hasta El Rinconcito Wayúu perteneciente al municipio de Fonseca desde el pasado 22 de agosto, donde a la fecha se han entregado canchas deportivas, se le han brindado charlas de sensibilización a los niños niñas y adolescentes acerca del maltrato infantil, uso y abuso de las drogas, jornadas lúdicas, deportivas, etc.. Y que no culminaran allí puesto que se seguirán adelantando este tipo de campañas para hacerles sentir que ellos, nuestros hermanos wayuu, también hacen parte de todo el país.

Hoy doña Irene, recibió este beneficio y además se convierte en una de las historias de vida que a lo largo de este departamento se encuentran; son 117 años que no se cumplen todos los días y que serán siempre recordados por cada uno de los hombres que están realizando estas labores humanitarias en esta zona del país.

Compartir

Dejar respuesta