-Publicidad-

La movilidad se ha vuelto un problema en Riohacha

Los vendedores sacan su mercancía a la calle y esto complica la movilidad del Mercado Nuevo.

Con el paso de los años se está notando aún más la problemática de movilidad que se le avecina a la ciudad y los mandatarios poco le han invertido a esta situación. La Dirección de Transito de la  Administración pasada a cargo de Jesús Jiménez, realizó importantes obras para desembotellar la ciudad partiendo de la calle 15 hacia el Mercado Nuevo.

La Administración actual quiere darle movilidad al Mercado Nuevo de la ciudad, porque los comerciantes deben competir con los centros comerciales en diferentes ítems y la movilidad juega un papel preponderante.

Ronald Gómez García, director de Seguridad y Convivencia Ciudadana.
Ronald Gómez García, director de Seguridad y Convivencia Ciudadana.

Para Ronald Gómez García, director de Seguridad y Convivencia Ciudadana, la movilidad es importantísima, pero se tiene una problemática con el espacio público, que va ligado a esta, debido a que se viene ocupando la calle y esto afecta el tránsito vehicular y peatonal.

“El tema que nos está preocupando es el cargue y descargue de las mercancías y la Dirección del Tránsito en el mes de abril de este año emitió una Resolución en donde fija el horario establecido que va de 3:00 de la tarde a 5:00 de la mañana, pero estamos viendo que todos estos depósitos y todas estas personas que ejercen el comercio en el mercado están incumpliendo la medida”, indicó Gómez García.

En la actualidad en el Mercado Nuevo, se descarga y descarga las 24 horas, se observan camiones vendiendo plátano, guineo, entre otros productos y están estacionados casi todo el día de manera permanente en un sitio, lo que ocasiona problemas de espacio público y afectaciones a la movilidad.

Cuando se construyó el mercado público se hizo con el ánimo de que Riohacha tuviera una plaza pública acorde al crecimiento de la ciudad y debían trasladarse los vendedores del Mercado Viejo, muchos se fueron, pocos fueron los que se quedaron, al tiempo se regresaron y hoy la ciudad cuenta con dos plazas de mercado.

Las decisiones arbitrarias de los comerciantes ha sido acolitada por las administraciones que se han hecho la de los oídos sordos y hasta ciegos, todo porque es una medida antipopular que los afectaría en futuras elecciones.

Dejar respuesta