Jorge Enrique Vélez, gobernador encargado del departamento de La Guajira

Por: Miguel Ángel Lugo Romero

Destituida la gobernadora electa para el periodo constitucional, el Presidente de la República de Colombia investido en su autoridad designó en encargo la Gobernación del Departamento de la Guajira al conspicuo funcionario y adalid de la moral, Don Jorge Enrique Vélez García.

Este tipo de nombramientos temporales son resultados de la formalidad que infortunadamente se ha vuelto costumbre en nuestro departamento los últimos años, nominación que busca de manera perentoria aliviar la nueva crisis institucional mientras se convocan las atípicas.

-Publicidad-

Son las reglas del juego que hay que cumplir y estoy de acuerdo, en discrepancia estoy con quienes en su momento sugerían que el Gobernador encargado debería quedarse por todo el periodo y poner “la casa en orden” tarea encomendada por el Gobierno Nacional.

Como buen demócrata, debo ceñirme a la constitución política de 1991 la cual consagró dentro de sus pilares la descentralización política es decir, la autonomía inherente de los pueblos en elegir a sus gobernantes como instrumento de una creciente participación política en los territorios y cuyo objetivo es profundizar las democracias en las regiones conservando siempre la armonía con el contexto nacional.

En este sentido La Guajira debe ser gobernada por sus hijos, porque tengo que decirlo en medio de su atraso social esta península ha dado ilustres descendencias dentro de los cuales están nuestros padres que bajo el sudor de su frente han sacado adelante una juventud con calidades y cualidades enormes, personas honestas y dignas, somos los guajiros decentes y virtuosos con ganas de contribuir al progreso de nuestro pueblo.

Señor Vélez, desde su posesión la Asamblea Departamental se puso a su disposición ya que como coadministradores deben trabajar de la mano y más aún aprovechar los cortos meses de encargo de este ilustre antioqueño de buenas relaciones con el Presidente y apalancar planes, programas y recursos para solventar en cierta medida las múltiples problemáticas de Desnutrición, Salud y Educación en el Departamento.

Considero que usted, señor Vélez si iba a poner la casa en orden no era necesario exaltar la serie de contratos en los medios de comunicación y generalizando a un pueblo marginado de corrupto y deshonesto posicionándolo en una deshonrosa imagen frente al país. Careció usted de esa virtud de la prudencia, le faltó cordura y claramente sensatez para dejar en manos de los entes de control los indicados en lanzar juicios frente a este tipo de situaciones.

Señor Vélez desde que llegó la vocería ha sido toda suya, los dueños de la verdad han sido los medios nacionales sin ni siquiera visitar o escuchar las posiciones de los guajiros, evidentemente hay un sesgo mediático que desdibuja la situación real y estigmatiza día a día a los guajiros.

El examen psiquiátrico a solicitud de la duma departamental me pareció una medida exagerada, pero quiero relacionarlo como una nota de protesta y de inconformidad frente al ultraje de su parte para con los nativos de esta región, un territorio que no merece más agravios pero que sí demanda de un esfuerzo mancomunado; Nación-Región. Todo esto bajo el principio del respeto donde más que insolencias de dirigentes impuestos amerita una retribución económica por el invaluable aporte que esta región ha dispuesto al país.

-Publicidad-