Y la Cultura…?

Por: Stivinson Rojas Atencio -Columnista

En medio de la descomunal guerra mediática que generan las elecciones atípicas, la cultura emerge como un eje olvidado y en decadencia. La sala interactiva, biblioteca, salas de informática y los salones disponibles para toda actividad cultural que hoy el Centro Cultural de La Guajira posee, parecen tener los días contados.

La imponente obra de concreto donde yace la institucionalidad de la cultura en La Guajira, se empieza a caer a pedazos. El centro cultural es una obra rodeada de monte y agrietada por doquier, que se erige como el sitio donde se debiera respirar cultura, pero en ella sólo se respira temor. Temor, porque sus paredes pudieran colapsar, así como ha colapsado el apoyo a este importante sector por parte del gobierno departamental y nacional. Todo ello, por cuenta del descuido sistemático, progresivo y secuencial que este campo ha venido sufriendo por parte de algunos mandatarios que han pasado por el Palacio de La Marina y por la Casa de Nariño.

Sería importante que los actuales candidatos mencionaran dentro de sus propuestas, las estrategias que tienen para recomponer el camino de la cultura en La Guajira. Y que de paso, los seguidores también respiraran cultura. Los candidatos no sólo debieran ser íntegros, sino también promover buenas acciones en sus adeptos. Sería interesante que en las presentes campañas, el modelo político tradicional, ese que es basado en la lujuria mediática, pudiese cambiar y permitir que los candidatos brillen más por sus ideas que por los grupos políticos que los apoyan. Ése sería un cambio altamente positivo para pasar de la “cultura” de la ostentosidad política a un escenario de mayor aceptación cultural. Ya que, sólo cuando el candidato cautive y enamore a los electores por encima de los jefes políticos, sólo ese día podremos hablar de un pueblo culturalmente emergente.

Sueño que en futuras campañas electorales, los candidatos se llenen más de ideas que de afiches, vallas y pasacalles; y también sueño con que Lucho Gómez, Wilmer González o Tico Gómez, tengan presente que en su mandato no deben permitir que el centro cultural se desplome, así como tampoco deben dejar que la cultura en el departamento siga huérfana, desprotegida y sin dolientes.

“La cultura y el Estado son rivales: el Estado de cultura no pasa de ser una idea moderna. Lo uno vive de lo otro, lo uno prospera de lo otro. Todas las épocas grandes de la cultura son épocas de decadencia política: lo que es grande en el sentido de la cultura ha sido apolítico, incluso antipolítico”. Friedrich Nietzsche.

Dejar respuesta