-Publicidad-

Una delicada situación de inseguridad está viviendo el corregimiento Carraipia

Dicen sus habitantes, que es tal la preocupación que se ha llegado a solicitar públicamente a las autoridades de la cabecera municipal, Maicao, la instalación de un puesto permanente de policía para que se corrijan muchos problemas que a diario sufre su comunidad por la falta de autoridad.

Carraipía por su condición de corregimiento, muy cercano al cordón fronterizo con Venezuela, presenta algunas particularidades en el desarrollo corriente de sus actividades. Los atracos son casi permanentes en el tramo carreteable que comunica la población con Maicao y en la vía que del corregimiento va a la Escuela Vocacional o Institución Educativa rural, la misma vía que va hacia los Montes de Oca, serranía fronteriza con el vecino país Venezuela.

El corregimiento es un teatro de operaciones de mucha actividad mercantil especialmente de alimentos y combustibles traídos del vecino país, lo que le facilita a parte de la población subsistir de esta actividad. Pero lo más preocupante para todos, especialmente los padres de familia, es que se ha generado una distribución y consumo de sustancias alucinógenas que han cambiado bruscamente el comportamiento sano que tradicionalmente se vivía en la población.

Ahora la mala costumbre de hacer tiros al aire a cualquier hora del día o la noche se ha disparado, y esto ha generado una alarma, a tal punto que diariamente sus habitantes envían mensajes a las emisoras de la cabecera municipal pidiendo con urgencia la instalación de un puesto de policía antes de que ocurra una tragedia, ya que aunque el ejército hace presencia allí con varias unidades instaladas en la misma casa de la registraduria, a estos no parece importarles ver a los niños y adultos corriendo cuando los vagos se dedican a beber en las vías públicas y hacer tiros al aire.

“Muy buenos días señores periodistas. Carraipia necesita un puesto de policía urgente. Mejor un batallón de policías para contrarrestar cualquier hecho delictivo que pueda acontecer. Está en bombillo rojo”, decía uno de los mensajes enviados por los habitantes de esa pequeña población, en otrora remanso de paz, y que fue leído por un periodista en una radioemisora de la ciudad fronteriza.

Las acciones vandálicas han llegado al más bajo punto, que el mismo parque que la administración de Maicao está construyendo con particular esmero está siendo deteriorado a propósito, situación que según el corregidor Juan Armando Ochoa, también ha sido puesta en conocimiento de las autoridades municipales.

Compartir

Dejar respuesta