Kevin Gutiérrez Gómez y Edwin Rafael Gil Epinayú.

Con un hecho peculiar se encontraron dos uniformados de la Policía Nacional en la madrugada de hoy, cuando observaron a dos vigilantes del Mercado Nuevo de Riohacha, saliendo de un módulo con cuatro bolsas negras, como si vinieran de hacer mercado, pero a las 3 de la mañana.

Llevaban todos los granos necesarios en la canasta familiar, los utensilios de aseo y hasta vino cariñosa para pasar el día 8 de diciembre en familia; la compra fue avaluada en unos 380 mil pesos y trescientos mil pesos en efectivo en billetes y unas monedas.

Sin embrago, los celadores habían sustraído del granero La Economía, localizado en el módulo A todo lo que le incautó la Policía y su aprehensión se produjo en flagrancia.

-Publicidad-

Los detenidos responden a los nombres de Edwin Rafael Gil Epinayú, de 38 años de edad y Kevin Gutiérrez Gómez de 26 años de edad; ambos nacidos y residentes en Riohacha.

Para el propietario del granero Edgardo León Pana, fue una sorpresa que eso le estuviera sucediendo, ya que se determinó que tenían días de estarlo haciendo. Entraban sin causar la mínima sospecha, porque abrían los candados sin dejar huellas.

Recordó León Pana que hacía rato que se les perdió un manojo de llaves y debieron utilizar el repuesto, pero no se les ocurrió cambiar los candados y se enteró de la situación, porque en la mañana un policía se le acercó y le manifestó lo que estaba sucediendo.

“Todos los comerciantes de la zona del mercado nos vemos sorprendidos de que son ellos y la colmena no estaba violentada, los candados no están violentados, no sé qué están utilizando si es llave maestra o la misma llave que se la hayan robado no sabemos bien.

Hace mas de un mes se había extraviado unas llaves pero como tenemos varios manojos estábamos utilizando otro pero no veíamos a diario nada raro, menos un robo ni nada.

Lo hurtado es aproximadamente 380 mil pesos en compra, por fuera del dinero que agarraron, llevaban monedas y billetes de la caja, unos 300 mil pesos, pero no lo hemos contado, porque dicen que los billetes eran de ellos”, puntualizó, el propietario, quien debió ir a la Uri para enterarse de la situación.

-Publicidad-
-Publicidad-