Altos de Villa Mery se ha convertido en una cueva de delincuentes.

Nuevamente en el corregimiento de Camarones se presentan problemas delincuenciales, con personas que no pertenecen a esa comunidad pero que han ido  a desestabilizarla, tal como lo asegura el fontanero del corregimiento Edwar David Barros Bello, quien indicó  que el poblado se ha convertido en una guarida de ladrones.

«La inseguridad nos está afectando mucho, en estos momentos contamos con vándalos que no son del pueblo, pero que están atracando a las personas en las puertas de sus casas y se meten en las viviendas. La semana pasada se nos presentó un problema donde violaron a una paisana, hace tres días se robaron dos motos y una de ella fue recuperada», indicó Barros Bello.

Además, manifestó que dialogó con el mandatario de los riohacheros y le puso de manifiesto la situación y Fabio Velásquez agendó para el martes la realización de un consejo de seguridad ampliado en el propio corregimiento para escuchar a la comunidad y determinar la ruta a seguir a fin de acabar con los focos de inseguridad que hoy experimentan los camaroneros.

Igualmente, aseguró Barros Bello que los delincuentes vienen de las bananeras y de otras partes; en estos momentos Camarones se está convirtiendo en una guarida de ladrones, cuando son las 7 u 8 de la noche ya todo el mundo está encerrado porque pasan 2 y 3 muchachitos y amenazando con un cuchillo y quitándoles las pertenencias a los pobladores.

Edwar David Barros Bello

Precisó el fontanero, quien también es líder de la comunidad, que el alcalde Fabio David Velásquez Rivadeneira el año pasado realizó un consejo de seguridad, quedando las cosas un poco quieta, la policía hizo ciertos correctivos pero al parecer nuevamente estamos contando con esos habitantes y personas que no son de camarones, sino de Riohacha.

Altos de Villa Mery es una invasión que se encuentra muy cerca del pozo que construyó la administración de Rafael Ceballos Sierra, en donde residen más de 70 familias de escasos recursos económicos, núcleos familiares conformados en su mayoría niños y jóvenes.

Por su parte, el corregidor Brayan Barros, aseguró que ha venido realizando con la Policía un trabajo investigativo quedando en evidencia dos expendios de droga al menudeo, uno en la Boca y el otro en el propio Camarones, pero que se ha venido trabajando con las autoridades competentes para ponerlas a buen recaudo.

-Publicidad-