En el Mercado Viejo, es repetitivo observar esta imagen, en plena calle un señor con un hacha, partiendo los huesos de la res para luego expenderlo al público, evidenciándose que no existen medidas de sanidad que controlen la venta de cárnicos.

-Publicidad-
-Publicidad-
Compartir