Los comerciantes de Paraguachón entre más días se sienten más complicado con la actividad comercial que se tiene en el corregimiento

Por:Luis Ferrer Ferrer-Periodista

Desde que el estado venezolano inició el cierre de frontera con Colombia, el comercio ha mermado en los negocios  que hacen vida en la zona llamada “La Raya”, que es parte del corregimiento de Paraguachón del municipio de Maicao, allí la poca afluencia de personas ha hecho que algunos locales tengan pérdidas económicas.

Muchos de los negocias se mantienen cerrados otros que a pesar de la situación abren con la esperanza que en el día mejore la circulación de las personas que salen y entra a Colombia, sitios como abastos, restaurantes, hoteles y vendedores en la calle lamentan la situación porque no logran vender los productos y servicios que antes salían como panes calientes.

La actividad comercial es casi nula en Paraguachón

Milsa López, habitantes de la comunidad El Renacer de Paraguachón, tiene más de 20 años que vive de la venta de fritos en la frontera, explicó que diariamente ve menos gente pasando por “La Raya”: “cada vez es menos la presencia de personas, pues, ya no vendo nada, estoy desde las 6 de la mañana y es casi medio día y solo he vendido 20 de 50 fritos que tengo, es mucha las pérdidas que me genera el cierre de la frontera”.

Para López, se le suma la presencia constante de venezolanos que llegan a Paraguachón con intenciones de trabajar en la venta informal que les genera menos ventas: “hay gran cantidad de vendedores que llegan en búsqueda de hacer dinero sabemos la situación de Venezuela pero eso nos afecta de manera económica, de verdad queremos que ambos gobiernos lleguen a un buen término para que se mejoren en Paraguachón”.

Otras de las actividades comerciales que se han disminuido son los restaurantes en la zona, anteriormente se mantenían activas más de 20 ahora unos cuatros son las que funcionan a medias, así lo manifestó Ely Johana Estrada, dueña de un negocio de comidas, “estamos pasando las duras tenemos tres años con este cierre de frontera que nos ha afectado duro, la gente se pasan por las trochas y a causa de eso ha disminuido la venta y peor aún a veces se nos pierde la comida, esto antes provocaba trabajar cuando el cambio de moneda era bien para ambos países”.

Los comerciantes están preocupados por la situación que viven en el corregimiento

Así mismo, Gabriel Bozo Ortega, es uno de los varios puntos o mejor dicho mesas donde la dinámica cambiaria era excelente para los que ahí se dedican en la compra y venta de dinero, él explicó que hasta eso ha desmejorado: “soy de Maicao y vengo todos los días para Paraguachón, me he dedicado a esto por más de 20 años y es ahora que veo que si la situación sigue así me va a tocar hacer otro trabajo porque este ya no me da para mantener a mi familia” dijo.

Así mismo, en el corregimiento se vive otra guerra en cuanto  los carros por puestos que circulan desde La Raya hasta Maicao, ellos alegan que el cierre de frontera no los dejan hacer las carreras que realizaban antes: “pues antes del cierre nosotros hacíamos más de 10 viajes al día cada uno, ahora es difícil porque la mayoría no pasan a sellar pasaporte si no que pasan derecho por las trochas, vemos que si esto sigue así vamos a tener que dejar de prestar el servicio”, puntualizó Jorge González, transportista en la zona.

La vida comercial entre la frontera de Venezuela y Colombia, se siente agonizante, cada uno de los que han dado su aporte para activar una dinámica comercial se han ido deteniendo notoriamente, ellos sólo esperan una solución con un dialogo coherente y acertado que mejore la situación de los que por años han trabajado en la zona limítrofe de Paraguachón.

-Publicidad-