-Publicidad política pagada-

Por: Valentina Burgués Burgos-Periodista

Cada dos de febrero como es tradición en el Departamento, los riohacheros y visitantes de otras ciudades del país, rinden tributo a la patrona de Süchiimma, quienes como fieles devotos de la altísima Virgen se reúnen para engalanar cada rincón del Distrito con paz y admiración que invade notoriamente a todo aquel que transita por Riohacha.

Para esta festividad la catedral se engalana para celebrar el milagro que la Virgen de los Remedios realizó en 1.663 cuando en una fuerte tempestad el mar amenazaba con destruir muchas de las calles de Riohacha, años tras años los feligreses rememoran aquel momento cuando la corono cae al suelo y de inmediato cesa la tormenta, fue un momento inolvidable así cuenta la historia.

-Publicidad política pagada-

La festividad de la Vieja Mello, como se conoce en Riohacha, se prepara con muchos días  de anticipación pero el más esperado para todos los devotos llegó, quienes comienzan hacer presencia desde muy temprano en la mañana para rendirle tributo a la virgen.

La alborada musical y el repique de campanas inician a las cinco de la mañana, despertando a propios y extraños, así se vive la apertura de las actividades programadas para enaltecer a la patrona de los riohacheros.

Seguidamente estando reunidos se reza el santo rosario y al terminar inicia la misa donde se reúnen la sociedad, altos mandatarios del nivel Nacional y guajiros que viajan especialmente para participar activamente del tributo a la Vieja Mello.

Más tarde los caballeros se apresuran muy organizadamente a recibir la vela la cual de ante ha sido bendecida, a las damas se les entregan el día 9 de febrero en la octava de la Virgen.

Cuando rayan las diez de la mañana se da inicio a la procesión solemne con la imagen de nuestra señora de los Remedios, esta va cargada por seis hombres afortunados que van en pasos escalonados y atrás todos los creyentes orando para que se cumplan sus oraciones.

A las once y media de la mañana después de la procesión se realiza la eucaristía pontifical, y ya en las horas de la noche exactamente a las siete se finaliza con la santa misa donde el fervor y la devoción se siente en cada rincón de Riohacha.

-Publicidad-