Por: Oscar Andrés Peñaranda M. Especial para LaGuajiraHoy.com

Hace más de 100 años, en el departamento de La Guajira, nace una historia que aún hoy en día refleja los rasgos más significativos de su cultura y de su gente. Se dice que Francisco Moscote Guerra fue el hombre más virtuoso de su época en los cantos con acordeón. Su habilidad para contar las historias de su tierra, acompañadas por las notas de este instrumento, dieron vida a lo que hoy suena como vallenato.

Este acordeonero trotamundos recorrió gran parte de La Guajira, el Magdalena y Cesar, cantando de pueblo en pueblo recados o vivencias que recogía en el camino. Nació y creció acompañado por el acordeón, en el pueblo de Galán, donde destacaba por su virtuosa habilidad con el instrumento y su vibrante personalidad. Son estas mismas características las que convierten a Francisco Moscote en leyenda y lo imprimen en la memoria colectiva de los guajiros.

Las experiencias de este hombre en la Provincia de Padilla, aún son escuchadas en estas tierras. Pero las historias que lo inmortalizaron, han alimentado a un personaje de leyendas ficticias que le restan relevancia al legado cultural del primer juglar vallenato.

Sin duda alguna, el precursor de este género musical, recoge en su historia muchos rasgos esenciales de nuestra cultura, reflejados en su vida, sus cantos y composiciones. Pero la historia ficticia que todos conocemos como la leyenda de Francisco ‘’El Hombre’’, multiplica interpretaciones que incitan a dudar de la existencia de Francisco Moscote como hombre de carne y hueso, desviando la mirada de su herencia musical.

El uso de la religión y la música (al cantar el Credo al revés para vencer al diablo), junto con la idolatría y la tendencia de los pueblos a idealizar a sus héroes, convirtieron a un hombre real, en personaje mitológico.

La dualidad de ‘’El Hombre’’, pone en una balanza al verdadero Francisco y a Francisco la leyenda. Esta se desequilibra cuando el personaje mitológico y sus peripecias, ponen en duda la vida y obra del hombre que existió. Entonces, en el momento en el que su nombre cruza la línea de lo histórico para convertirse en leyenda, el legado auténtico tiende a olvidarse y se le resta importancia a un personaje tan relevante en el folclor y la historia musical del Caribe colombiano.

Estudiosos como Ángel Acosta y Freddy González Zubiría, entre otros, se han dedicado a investigar y registrar la vida de Francisco Moscote, en aras de evidenciar su legado en nuestra región. Destacando la influencia de este personaje en el folclor vallenato, sus aportes en el tema, son una invitación para todos los guajiros a no relegar esta historia a una simple leyenda y a resaltar las virtudes que hacen a Francisco Moscote y a Francisco ‘’El Hombre’’ patrimonio cultural e inmaterial de nuestra región.

-Publicidad-