Mario Uriana, un cazador de conejo y además, le compra a los vecinos de su comunidad y luego los vende a un mejor precio. Diariamente comercializa entre 15 y 25 animales.

Por: Darianys Pinto Toro – Redactor de LaGuajiraHoy.com

Uno de los grandes atractivos de La Guajira es su comida típica, entre las que están el chivo, la iguana guisada, el arroz de camarón, el arroz de frijol guajirito, el arroz de coco y el conejo guisado en coco

El conejo es uno de los animales silvestres más apetecidos en la zona, es un animal nocturno que vive en manadas en los que se establece una precisa jerarquía, esta especie es bastante prolífica y voracísima y constituye en algunas regiones un enemigo para los cultivos y los pastos destinados al ganado.

-Publicidad-

En Riohacha es común ver la caza de conejos, realizada en su mayoría por indígenas Wayúu, quienes ven en este oficio una manera de ganarse la vida, en las vías que conducen Riohacha- Valledupar y Riohacha- Maicao, a cada cierta distancia, se ven algún hombre wayúu, incluso a niños, alzando los conejos muertos que son ofrecidos a los turistas y locales.

La cacería comienza caída la noche, donde los llamados ‘tramperos’ se valen de lazos y palos que ubican en los caminos donde encuentran la huella de los conejos, luego de instaladas las trampas se realizan varios recorridos para verificar la captura de alguna presa.

“El primero es a las 11 de la noche, el segundo las 3 de la madrugada y por último a las 5 de la mañana, cuando ya está a punto de amanecer, esa la última oportunidad, porque unas vez se asome el sol, toca esperar hasta la noche siguiente” cuenta Mario Uriana, quien se dedica a la caza, compra y venta de estos animales.

Afirma que los tramperos, dejan algunos para comer y el resto lo disponen para venta, ya sea en las vías o en el mercado, “yo los compra a 5 o 6 mil pesos para venderlos a 7 mil u 8 mil, dependiendo de cómo estén las ventas ese día”

Muchos son los conejos que expenden los Wayúu en las arterias viales de La Guajira.

Las matronas guajiras dicen que este mamífero es muy apetecible y que su carne es parecida a la carne de gallina, para la preparación la clave está en saber quitarle el almizcle, una “venita” de sabor rancio y muy fuerte, una vez hecho esto, se lava con buen limón y se prepara de la manera tradicional en esta tierra, guisado, solo o con coco.

El Conejo se prepara como cualquier otra carne, acompañado de vegetales, como cebolla, cebollín, ajo, ají, y tomate. Para la matrona Ismenia Trillos, que llevan años preparándolo, explica que se le agregan las salsas como mostaza, salsa negra, y condimentos, según ella le da el gusto, y lo que no puede faltar es el achote, que le da el color rojizo al guiso; una vez preparado se sirve con arroz blanco o de frijol guajiro acompañado de patacón o tajadas.

-Publicidad-