El trabajo es una de las oportunidades que tiene todo ser humano para alcanzar sus metas y lograr todo aquellos que a lo largo de la vida se va proponiendo.

 “Ocho horas de trabajo, ocho horas de ocio y ocho horas de descanso” fueron las exigencias presentadas, por los trabajadores de las industrias hace más de dos siglos; reivindicación laboral fue el anhelo de los más de 200.000 hombres que hicieron propia una huelga que cambió contundentemente la historia.

Como todos los años el Primero de Mayo se conmemora a nivel mundial el Día del Trabajador, un día dedicado a todas aquellas personas que salen a ejercer su labor  como derecho y deber.

El trabajo es una de las oportunidades que tiene todo ser humano para alcanzar sus metas y lograr todo aquellos que a lo largo de la vida se va proponiendo; sin embargo, hoy en día el trabajo, para algunos parece ser un tormento bien sea por el sueldo devengado, por los pocos beneficios o por las exigencias del patrón.

Quienes lo tienen lo ven como un pesado yugo, quienes no, lo anhelan como un vaso de agua en el desierto, algo contradictorio tal vez,  pero lo que sí es cierto es que el trabajo es uno de los valores que hace mejor al ser humano.

En 1886 la industria estadounidense se paralizó y sus trabajadores iniciaron la lucha por la reivindicación laborar, pelea que venían dando desde hace años atrás pero fue hasta ese Primero de Mayo cuando decidieron arriesgarlo todo por conseguir su cometido.

Y tal vez este sea el verdadero significado del trabajo, darlo todo por alcanzar esa proeza; la lucha de esos días de mayo, que se extendieron en huelga hasta el día cuatro se cobró la vida de seis obreros, a quienes hoy se recuerda como los mártires de Chicago,  este fue el sacrificio para alcanzar el cometido.

Y esto es lo que da sentido a este día, reconocer que el sacrificio forma parte de los grandes logros; y precisamente hoy cuando en nuestro país se conmemora el Día del Trabajador muchos son los que salen a la calle a ganarse el pan, sacrificando tiempo, familia y momentos.

Vendedores que nos ofrecen sus productos, choferes, taxistas y mototaxistas que nos trasladan de un logar a otro acortando las distancias; cuerpos de seguridad atentos ante cualquier eventualidad; médicos y enfermeros dispuestos atender cualquier emergencia de salud; periodistas y locutores que llevan la información oportuna, se encuentran hoy laborando.

Para ellos y otros más feliz Día del Trabajador, hoy no es un día libre porque sí, es un día para valorar el trabajo y que mejor manera de conmemorarlo que ejerciendo la labor.

-Publicidad-