Con este caso se eleva a dos el número de suicidios en el mes de mayo.

Romelio Fragozo Ochoa, había tratado de aliviar sus preocupaciones, quizás al exteriorizar lo que lo atormentaba hoy estuviera vivo, pero en esas circunstancias de la vida fue imposible desahogarse, porque el domingo tomó aquella fatal decisión de quitarse la vida.

A las 3 y 30 de la tarde salió a la tienda de la esquina se bebió una gaseosa y regresó a su lugar de residencia, donde últimamente lo acompañaba una hija.

El encargado de reconectar la energía en los barrios Comunitario, Divino Niño, La Esperanza, Los Nogales, Los Olivos, 15 de Mayo y la Cosecha; ingresó a la vivienda, se subió en el árbol de mango, dejándose caer, hasta quedar colgado.

Durante la tarde y parte de la noche del sábado, Fragozo Ochoa, trataba de dialogar con algunos bebedores, quienes hoy recapacitan y lamentan el no haberle prestado atención.

El velorio, se realiza en la calle 36 C # 11 A – 51, del barrio Comunitario de Riohacha.

A uno de ellos le dijo el hombre de 61 años, que quería hablar una vaina con él, este último le bromeo y hasta manifestó que lo estaban esperando para beber tragos y conversaban después.

Lo mismo ocurrió con otro ciudadano, quien se tomaba una cerveza, los trató de oír, Romelio dio explicaciones de diversas cosas y después se fue. Ahora se sabe que quería sacar sus problemas.

Esto lo comentan los vecinos en el velorio, que se realiza en la que fue su casa en la calle 36 C # 11 A – 51, del barrio Comunitario de Riohacha; con este caso se eleva a dos el número de suicidios en el mes de mayo.

-Publicidad-