Las mujeres cosechadoras de sal de Manaure están siendo amenazadas por personas reconocidas del municipio.
-Publicidad política pagada-

Arlenis Alvarado Epieyú, líder y representante legal de la asociación Indígena Waya Wayúu denunció públicamente que grupos armados ilegales llegaron hasta el centro de producción de las Salinas dispuestos a amenazar a los miembros de la Asociación.

La dirigente indígena manifiesta que ayer en horas de la mañana de este martes, un grupo de cosechadores miembros de Waya Wayúu, tomaron la decisión de reactivar la empresa Big Grup después de los 100 días de paro por parte de los sindicalistas, debido a que la explotación de las salinas representa el 90 por ciento de la economía de Manaure.

De acuerdo a lo señalado por Alvarado el grupo estaba “conformado por un Concejal de Manaure, empleados de la Big Grup, quienes conformaron el paro, la señora Tania Galván, el concejal José Ernesto Rosado Gómez, el hermano del ex Gerente de Sama, el primo del exrepresentante legal de Waya Wayúu, y estaban dispuestos a llevárselos por delante con camiones”.

-Publicidad-

Igualmente, afirma que esta es una situación delicada, pero que seguirán firmes en su posición de reactivar la empresa y que no permitirán que la contratista Big Grup se vaya por que ya son 10 años sin explotar las charcas Chorchimanay Manaure y sin recibir recursos.

Arlenis Alvarado Epieyú.

La líder Alvarado Epieyú hace un llamado a las personas que están bloqueando a Big Group salinas que les permitan ejercer su derecho al trabajo y aclara que se van a mantener firmes en el propósito de reactivar la explotación de la sal, aunque el temor es que sean capases de acabar con sus vidas.

Así mismo, realiza un llamado al Alcalde para que solucione la problemática y manifiesta que están en esas condiciones porque no han sentado con su total respaldo.

Un sector de los explotadores envió una carta al Presidente de la Republica a través del gobernador Weildler Guerra Cúrvelo la semana anterior debido a que no comparten la posición del sindicato, y ahora de los transportadores, de mantener paralizada la producción de  la sal.

“Somos un sector mayoritario que ha hecho compromiso con al alcalde Aldemar Ibarra y cuando vino la Viceministra de Trabajo el gobernador Guerra Cúrvelo, se comprometió a realizar una mesa de trabajo pero no surtió efecto debido a que los sindicalistas, que son minorías, no han querido ceder”, declara Arlenis Alvarado Epinayú.

Finalmente, afirma la Líder Wayúu que “ante estas circunstancias pedimos al Gobernador que militarice las salinas y el paso a seguir es realizar  la denuncia ante la autoridad competente, en este caso la fiscalía”.

-Publicidad-