La cultura Wayúu es una cultura matriarcal debido a que es la mujer la que da la casta o la línea de sangre; los nacidos de madres Wayúu son los que se consideran que realmente pertenecientes a la etnia.

Sin embargo, aunque es la mujer quien la transmite, se ve rezagada por su propia cultura. La mujer no puede representar a su territorio ante otros territorio, mucho menos, puede hacer pacto o alianzas.  Esto es exclusivo de los hombre quienes se consideran sujetos de palabra y de decisiones.

Según Yelver Florez del clan Epieyu, hijo de uno de los caciques más reconocidos, ‘El Mono’ Florez, son los hombres los que tienen la autoridad para dirigir el hogar, a ellos se le debe servir la mejor comida y toda la atención debe ser entorno a ellos.

-Publicidad-

Lo contradictorio resulta cuando se presentan conflictos o herencias; al momento de agruparse para enfrentar algún otro clan la decisión de enviar a los jóvenes a los enfrentamientos lo hacen los tíos maternos, perdiendo el padre biológico toda autoridad sobre sus hijos.

El hombre Wayúu es machista por naturaleza, aunque su legado ancestral resalte mucho más el valor de la mujer. Aunque hay mujeres autoridades tradicionales de sus territorios lo hace un sobrino o un hijo de ella.

En el marco del Festival de la Cultura Wayúu, el cual estuvo enfocado a la problemática de los menores indígenas, salió a relucir el tema que las mujeres deben enfocar su atención al cuidado de sus hijos y no al del marido, sobre todo en temas alimentación.

-Publicidad-
Compartir
Delvis Ibáñez Sevilla
Comunicador social con interés en dinámicas socio - políticas de los territorios. Asesor en comunicación política, movilidad electoral y social media marketing. Ha trabajado en el diseño de metodologías comunicativas para la superación del duelo, el perdón y la reconciliación de víctimas del conflicto. Cel.: 312 231 0700 Mail: delvisiban@gmail.com