A esta señora, el mosquito Jején se ensañó dejándola como se observa en la imagen
-Publicidad-

Por: Pablo Gámez Sierra – Corresponsal en Barrancas.

Las precipitaciones lluviosas, el aumento de las  temperaturas, los solares en montados, llenos de maleza y de basuras, se han convertido en los principales aliados del mosquito Jején, que se ha urbanizado y viene alternando la tranquilidad ciudadana en diferentes sectores de la cabecera municipal y zona rural de Barrancas.

Los incómodos visitantes que en las últimas semanas se han proliferado, ingresan a las viviendas de los habitantes de todos los  estratos sociales aprovechando cada apertura o rejillas de las puertas y ventanas y atacan sin piedad a los que se encuentran dentro y fuera de las viviendas.

El mosquitos Jején, es un insecto muy pequeño, no más grande que la cabeza de un alfiler, conocido también como mosco negra. Su picadura es irritable y produce comezón, que al rascarse se inflama y se infecta, por lo que debe ser tratada con medicamentos antibióticos recomendados por los médicos

Dentro de los sectores residenciales afectados se encuentran zona rural de Barrancas. entre otros.

Los moradores temen que si no se controla a tiempo la aparición de estos insectos, se pueden generar brotes de epidemia, problemas de insalubridad, por lo que es necesario  profundizar los operativos de desinfección y fumigación en distintos puntos de la población,   especialmente en las instituciones educativas y espacios públicos como los parques, bulevares y avenidas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here