Después de los hechos suscitados en el parque San Rafael, del barrio Calancala en Riohacha, donde un menor resultó lesionado por una descarga eléctrica, han sido varias las versiones emitidas por los entes involucrados sobre quién debe asumir la responsabilidad de los mismos.

Desde el Distrito, la alcaldesa encargada Isseth Tatiana Barros Brito, en entrevista dada a este medio, expresó que la responsabilidad recae en la empresa de alumbrado público pero solicita a las instituciones privadas realizar supervisión del espacio público.

Dicha declaración despertó la inconformidad del rector del Instituto Gardner, quien ofreció su versión donde explica que para el uso de los espacios públicos no se requiere ningún permiso y que hasta ahora el Distrito no ha hecho esa solicitud, señala a la administración de ser los responsables directos en este caso.

En esta cancha de futbolito que se encuentra dentro del Instituto solo pueden jugar hasta tres para tres.
-Publicidad-

“El mantenimiento de ese parque debe ser supervisado por la Alcaldía Distrital y no lo hicieron de manera oportuna. Aquí los correctivos se hacen después que suceden los problemas” señaló Antonio Hugo Santana Sánchez, director del Instituto Gardner.

Resaltó que se deben tomar los correctivos ya que es un espacio abierto al público, por lo que indicó que no existe ninguna ley donde se exponga que las instituciones privadas deban solicitar el uso de estos espacios, “no se debe pedir permiso para el uso de los espacios públicos”, señaló.

Explicó que el Instituto cuenta con área actas para los estudiantes pero que de acuerdo a las actividades planificadas por los docentes hacen uso del parque por ser un espacio público.

De esta manera el Rector enfatizó la responsabilidad que la Administración Distrital debe asumir sobre los daños causados en los diferentes hechos que se han presentado en la ciudad con relación descargas eléctricas en los espacios públicos.

-Publicidad-