Los vendedores estacionarios del mercado, en especial los que expenden comida viven angustiados, porque regularmente se le daña lo que exhiben.

Muchos de los vendedores de comidas ubicados al lado de la vía que conduce hacía Valledupar, están siendo afectados por los constantes operativos realizados por el Escuadro Móvil Antidisturbios de la Policía Nacional para controlar y desalojar a los vendedores de gasolina ilegal que invade todo el Mercado Público del Distrito.

Perturbación debido a los gases lacrimógenos que utiliza el Esmad para dispersar a los ‘pimpineros’ y terminan por afectar los alimentos preparados que comercializan, a ellos y a todos los clientes, sin distinguir edades. Es muy común encontrar niños por la zona.

Por otro lado, cuando no son los gases lacrimógenos, son los mismos comerciantes de combustible ilegal quienes afectan a los vendedores de comida, ya que estos para preparar dichos alimentos manipulan fuego y carbón, los cuales pueden provocar un accidente.

Los Vendedores del mercado de Riohacha viven en zozobra por los malestares que se presentan entre pimpineros y el Esmad.
-Publicidad-

“Nosotros le decimos a los vendedores de gasolina ilegal que, aunque cada persona tiene derecho a rebuscarse, venda lejos de donde estamos nosotros, ya que una chispa puede generar un incendio. Además el olor a gasolina se adhiere a la comida” manifestó Jorge Ortiz Hernández, vendedor de arepas.

“Hemos hablado con el administrador y no nos resuelve nada. De la misma forma hemos hablado con los gasolineros pero no nos colaboran, al contrario, vienen y se colocan al lado de donde yo preparo mis almuerzos para vender. Los clientes se me van porque la comida sabe a gasolina” relató Livia Castellanos, vendedora de almuerzos.

Este medio de comunicación buscó en reiteradas oportunidades al administrador del Mercado Público del Distrito de Riohacha, sin embargo, no fue posible contactarlo.

-Publicidad-