El amor y respeto hacia su madre y las ganas de echar para adelante las llevó desde muy pequeñas a vender comida y ganarse con esfuerzo las cosas, hoy en día son las preferidas de los muleros, comerciantes y compradores que diariamente llegan al mercado para calmar el hambre con una buena sazón.

La mujer guajira se caracteriza por ser aguerrida, luchadora y alegre y son estas características las que identifican a Libia Esther y Mayerlin Julieth las hermanas Castellano González, quienes desde los 10 años iniciaron en el negocio de la venta de comida.

Cuentan que desde niñas salían con su mamá, Carmen Alicia Castellano González, quien diariamente ofrecía almuerzos en una carretilla que recorría el mercado viejo, ellas estudiaban en la mañana y al medio día salían a colaborar con la matrona para mantener a flote el negocio que les daría para sus estudios y bienestar familiar.

Libia Esther
-Publicidad-

Para Libia y Mayerlin la venta de comida lo es todo, y La Gotera, nombre con el cual identifican su puesto de comida, les ha permitido tener casa propia, brindar a los suyos comodidades y sacarlos adelante solucionar algunos problemas familiares.

El nombre La Gotera se lo dio uno de sus clientes conductor de una mula que siempre hace su parada en el puesto de comida, un día de lluvia llegó al lugar y del techo le cayó una gota de agua.

“Nos preguntó que si ya teníamos nombre y le dijimos que no y nos dijo bueno pónganle La Gotera porque estoy parado justo debajo de una y así se quedó” comentó entre risas la extrovertida Libia quien no deja de bromear y sonreír mientras trabaja y con su entusiasmo contagia a todo el que se le acerca.

Por su parte Mayerlin es más  reservada, le gusta hablar pero dice que Libia todo lo hace con la sonrisa. Ellas se acompañan en los quehaceres diarios, que inician antes de que salga el sol, “yo llego a las cinco de la mañana a preparar todo, Mayerlin como es más dormilona llega a las siete para continuar con la preparación y las ventas”, expresa Libia la mayor de las hermanas.

Para estas dos mujeres el día transcurre entre el calor del fogón y el olor que impregna todo el andén del frente del mercado nuevo, justo a la entrada por la calle 15, donde han compartido por más de 20 Años y han conocido a muchas personas que al igual que ellas salen a darlo todo para lograr lo que anhelan.

Mayerlin Julieth

Ofrecen desayunos, almuerzos variados y jugos naturales, a buen precio, esto les ha permitido demostrar que con esfuerzo y honestidad se logran los sueños. Desean construir un local más amplio en el mismo mercado para seguir brindando un buen servicio.

Para las hermanas Castellano González la vida se gana luchando y es por eso que día a día llegan al mercado llenas de esperanza, optimismo y alegría para darle lo mejor a sus clientes.

“Lo que más le gusta a la gente es la atención que les damos y eso es lo que hacemos porque una sonrisa y una buena conversa ganas más que una cara seria”, afirma con alegría Libia Esther.

-Publicidad-
Compartir
Maybelys Ávila Barona
Comunicadora Social, Periodista, especialista en trabajo sociales y comunitarios.