Nació un 8 marzo 2011 con solo 25 semanas de gestación y 500 gramos de peso, por lo cual, estuvo dos meses y cuatro días en la unidad de cuidados intensivos neonatal de una clínica en el Distrito de Riohacha.

Los primeros años de su vida estuvo sometidas a estrictos controles médicos, antes de salir de la unidad neonatal se le diagnosticó la obstrucción de una vena en el corazón, debido a ello sus padres debía llevarla cada 30 días a la ciudad de Barranquilla a citas con cardiología pediátrica. Y además, nació con una hipoplasia renal unilateral, es decir, uno de sus riñones no pudo desarrollarse como debió ser.

Desde los tres años asiste a la escuela Cristiano Emanuel, les gusta dibujar y sueña con ser médico. Está en primer año de básica primaria. Liyelis Gamarra, su mamá, cuenta que le exigió un tablero para practicar cuando apenas aprendía a leer y cuando salían todo anuncio o letrero debía esperar hasta que ella lo leyera.

-Publicidad-

Ella, con escasos seis años, asesora a sus tías diciéndole que accesorio combina con la ropa que llevan puesta, está al pendiente de cada detalle para vestirse y no permite se le coloque algo que no haya sido aprobado por ella misma. Es sin duda, una niña que fantasea en su frágil mundo.

Lleva más de 30 días de estar recluida en la Clínica General del Norte en Barranquilla a la espera se le practique una cirugía para retirar cálculos renales del único riñón que le funciona. Dicha cirugía lleva por nombre nefrolitoctomía percutánea y según los médicos, es muy compleja por la edad y los antecedentes de la menor.

Sus padres y familiares han recurrido a todo para exigir que a Luisa Camila se le realice el procedimiento lo más pronto posible. Los dolores que sufre son cada día más intensos que hasta deben dormirla por completo, así lo relata su madre. Y es que, el único riñón funcional, el que filtra todo su sistema, lo tiene invadido por pequeñas piedras.

Desde el 31 de octubre, han interpuesto acciones de tutela, desacatos e incluso órdenes de arresto a los representantes de la EPS Cafesalud que es la entidad donde está afiliada. Todo lo judicialmente posible lo hicieron, sin embargo, Luisa Camila sigue sin ser intervenida. Por ello, sus padres, Manuel Brito y Liyelis Gamarra, su tía Niria Brito y otros familiares como Yeider Rojas Mejía, decidieron tomarse la sede de esa EPS en la capital de La Guajira.

Desde Cafesalud cada semana se emite una nueva decisión con respecto a la menor que solo sirve para aplazar el día en que pongan fin a la difícil situación, no solo de la niña, sino también de todos sus familiares.

Por el momento, ella, Luisa Camila, seguirá haciendo amigos desde su habitación. Ya se sabe todos los nombres de las enfermeras y médicos que la atienden día a día e incluso, tiene nuevos amiguitos; otros niños que están recluidos en la misma clínica y que cada día comparte una hora en actividades lúdicas que les organizan.

Es su mejor forma de luchar en contra de una EPS y un sistema de salud deshumanizado que la ve como un número más y no como una niña con sueños, con la esperanza de poder correr y jugar nuevamente. Volver a su escuela y dar los primeros pasos para convertirse en una gran médico.

-Publicidad-
Compartir
Delvis Ibáñez Sevilla
Comunicador social con interés en dinámicas socio - políticas de los territorios. Asesor en comunicación política, movilidad electoral y social media marketing. Ha trabajado en el diseño de metodologías comunicativas para la superación del duelo, el perdón y la reconciliación de víctimas del conflicto. Cel.: 312 231 0700 Mail: delvisiban@gmail.com

1 COMENTARIO

  1. Lo complejo de todo esto es estar amarrados a un sistema de salud tan deficiente, y a unos organismos de control que actúan como islas, aún cuando los problemas de los ciudadanos se encuentran al cruzar la esquina.

Comments are closed.