Manuel Segundo Pimienta Varela, reconocido por sus simpatizantes como un líder político dispuesto a trabajar por la ciudad

Al pasar por el parque del barrio Rojas Pinilla, diagonal al Sena, en Riohacha, un pequeño cambuche llama la atención de los transeúntes. En ese habita una pareja de esposos que duermen plácidamente y realizan diversas actividades cotidianas.

Uno de ellos, es Manuel Segundo Pimienta Varela, quien fue candidato a la alcaldía de Riohacha en el año 2000, siendo reconocido por sus simpatizantes como un líder político dispuesto a trabajar por la ciudad.

Lamentablemente, hoy Manuel pasa sus días con su compañera sentimental, lejos de los discursos, con el deseo apagado por el servicio comunitario y bajo precarias condiciones económicas.

-Publicidad-

Pimienta nació en Riohacha en el año 1962. A sus 55 años aún tiene a sus padres con vida y ha visto cómo cuatro de sus cinco hijos se convirtieron en profesionales, mientras su otro retoño de cuatro años aun aprende cosas básicas de la vida.

En su juventud, este riohachero se graduó de bachiller e hizo cursos en el Sena sobre Elaboración de Productos Marinos y Ventas, para luego dedicarse a la dirigencia cívica.

“Estuve en la Junta de Acción Comunal del barrio Rojas Pinilla hace aproximadamente 30 años, cuando en ese entonces era una invasión. Estuve de veedor y ayudando en diversos procesos en beneficio de esa comunidad”, aseguró.

En el año 2000, a través de la representante del Partido Conservador y candidata a la Gobernación de La Guajira, Marta Lubo Palacios, obtuvo el aval para la candidatura a la Alcaldía de Riohacha, pero al final no se inscribió.

Esperanzado por poder llegar a ser el próximo mandatario, inició su campaña; pero en el camino se dio cuenta que los pocos recursos con los que contaba no eran suficiente para cumplir su cometido.

“Mi período de campaña fue una lucha porque no tenía dinero, porque no tenía el apoyo logístico, no tenía nada. Solo conté con un amigo que me hizo un afiche y yo le hice como dos mil fotocopias en blanco y negro. Yo hacía mis visitas puerta a puerta y la gente me decía que yo no iba a ganar pero me apoyaban”, dijo Pimienta.

En aquel entonces, Idayris Yolima Carrillo Pérez, ganó las elecciones y gobernó por un período de tres años a Riohacha.

El cambuche en el parque del barrio Rojas Pinilla de Riohacha

Tras su derrota en las elecciones, decidió irse al municipio de Fonseca para laborar en el área de la construcción. Considera que hoy a su edad es difícil conseguir un trabajo y desde hace tres años, trabaja cuidando carros y limpiando los vidrios de estos vehículos.

Confiesa que consume drogas alucinógenas y no le da pena decirlo “porque uno no puede tapar el sol con una mano”, asegura.

Manuel vivía con su madre y su hermana. Sin embargo, hace dos meses, por diversos problemas familiares, decidió salir de la vivienda con su compañera sentimental para evitar inconvenientes mayores. Hoy, lo poco que gana en sus diversos oficios le da para vivir en un pequeño cambuche en el parque.

“Mucha gente todavía me dice que yo puedo ser el alcalde porque yo no he ido preso, yo no he robado, y entonces quieren que yo tenga la oportunidad otra vez de aspirar a la Alcaldía”, afirmó.

-Publicidad-

1 COMENTARIO

  1. Me pregunto dónde estás esos 4 hijos profesionales que sacó adelante este señor? Porqué en este momento no ayudan a su papá?

Comments are closed.