Familia Epieyú vigila las bóvedas de sus difuntos para evitar que les suceda lo mismo.

Un grupo de personas pertenecientes a la etnia Wayúu denuncian profanación de tumbas en el Cementerio Indígena que se encuentra muy cerca del Mercado Nuevo del Distrito.

Basilia Epieyú.

Basilia Epieyú, quien se encontraba junto a otros familiares en el necrópolis por el novenario de una sobrina, comenta que esta mañana al llegar al camposanto encontró varias bóvedas abiertas de donde evidentemente, habían extraído partes de los cadáveres.

-Publicidad-

Al realizar un recorrido en compañía de otros familiares observaron restos de cuerpos, puntualmente unas cabezas, tiradas en el cementerio. Además, afirma que con la misma escena se encontraron hace nueve días cuando acudieron al lugar a dar sepultura al cuerpo de su familiar.

“Los que hacen estos actos irrespetuosos son hombres que llegan en motos y con muy mal aspecto”, puntualiza Basilia Epieyú.

En varios sitios del cementerio se pueden observar velones encendidos, al igual que trozos de tabacos tirados en la tierra, por lo que miembros de la Familia Epieyú permanecen allí vigilantes de que esos inescrupulosos, como los definen ellos, no hagan lo mismo con los restos de sus familiares.

La familia Epieyú califica esto como un acto delincuencial e irrespetuoso, “eso, nosotros no lo aceptamos como indígenas porque nos están vulnerando y se están metiendo con lo más sagrado que nosotros tenemos que son nuestros muertos”.

Manifiestan su preocupación porque la profanación existente en dicho camposanto por personas inescrupulosas sea para realizar actos de hechicerías con los cadáveres.

Exigen a los diferentes dueños y miembros de los clanes Wayúu que tienen a sus familiares sepultados en el cementerio indígena que acudan a revisar sus bóvedas y piden mayor seguridad y resguardo a las autoridades policiales.

-Publicidad-
Cargando...