El raponazo es una de las formas que más utilizan los delincuentes en Fonseca para apoderarse de lo ajeno. Foto Elliberal.com.ar

Este sigue siendo el delito que más continúa ejerciendo la delincuencia común en la Villa de San Agustín en Fonseca, La Guajira.

La modalidad delictiva puesta en práctica por jóvenes que se movilizan en motocicletas consiste en detectar a desprevenidas víctimas y arrebatarle los elementos de valor que porten especialmente celulares.

El más reciente de estos hechos ilegales se presentó cuando cuatro sujetos que se movilizaban en una mototaxis con carruaje y llevando pistolas de fogueos, algunos de ellos con pasamontañas interceptaron a Arelbis Pérez Arocha y le arrebataron el celular.

-Publicidad-

El hecho en mención ocurrió aproximadamente a la siete de la noche del pasado jueves en la calle 13 con carrera 9, límites entre los barrios el Retorno y El Carmen, siendo víctima Pérez Arocha, joven de 18 años de edad, estudiante de la facultad de pedagogía infantil en la Universidad de La Guajira sede Fonseca.

La universitaria trató de oponerse al atraco, pero los hampones la maltrataron brutalmente hasta hacerla perder el conocimiento y después de dejarla tirada en el suelo, la despojaron de un teléfono móvil de alta gama y 200 mil pesos en efectivo.

Minutos después, un motaxista que la vio en el suelo la recogió y procedió a trasladarla hasta el hospital San Agustín, donde los galenos la hicieron reaccionar y procedieron a contarles a los  familiares y autoridades el infortunio del que fue objeto.

-Publicidad-