Al caminar por las calles del Distrito, se puede observar como diversos mecánicos reparan carros en vías públicas. Se perciben capós levantados, carros sin llantas, grasa regada en el sitio y un sinnúmero de particularidades de este oficio.

Los mecánicos arriesgan sus vidas al quedar expuestos al libre tránsito de vehículos por la calle. En una eventual situación, podrían resultar heridos o en el peor de los casos fallecer.

Las normas urbanísticas prohíben que cualquier negocio se ubique en vía pública, de esa manera, tanto peatones como trabajadores puedan desempeñar sus actividades sin inconvenientes.

-Publicidad-

Alex Bolívar, cuyo taller se encuentra en la calle 20, cerca al Sena, asegura que el Distrito debería empezar por organizar los negocios de mecánica ubicados en el Centro para después proceder a poner en regla los de otras zonas más apartadas.

“Así como llegó el agua las 24 horas primero por el Centro, de igual forma ellos deben prestarle atención a todos esos talleres que uno ve por ahí en las mismas condiciones que el de uno. Igual nadie se ha quejado porque yo haga mi trabajo aquí, todo normal”, afirmó.

Varios conductores deciden utilizar estos improvisados talleres debido al bajo costo en los servicios que ofrecen. Es el caso de Eduardo Martínez, quien detuvo su camioneta en el taller que se encuentra en la calle 4, al lado del cementerio Central, para cambiar una llanta y revisar fallas en el motor. “Aquí a uno lo atienden bien, son personas que saben lo que hacen y sale más barato que en un taller normal”, señaló. 

Aunque los conductores se sienten cómodos arreglando sus vehículos en estos establecimientos informales, los peatones se quejan porque también llegan a obstaculizar los andenes. A esto se añade el peligro de accidente que puede representar para otros vehículos el constante movimiento de los mecánicos alrededor de un carro estacionado en un lado de la calle.

Por su parte, Ronald Gómez, director de Convivencia Ciudadana, entidad adscrita a la Secretaría de Gobierno de Riohacha, asegura que la administración distrital llevará a cabo una caracterización de estos talleres informales para incluirlos en proyectos de reubicación y recuperación de espacio público.

“Por ahora no podemos intervenirlos porque entendemos que son personas que necesitan trabajar, pero lo vamos a censar para que cuando llegue el proyecto de recuperación de espacio público, donde vamos a reubicar a muchos comerciantes, ellos también serán incluidos”, agregó.

-Publicidad-