Juan José Arévalo Dávila, dijo que la intención era degollarlo, por fortuna bajó la cabeza y el delincuente lo cortó en la barbilla.

Pese a que en el Consejo de Seguridad del primer semestre del año presentó cifras bajas en cuanto a hurtos, los taxistas continúan siendo víctimas de delincuentes, a tal punto que en horas nocturnas sus vidas corren peligro, solicitan mayor presencia de cuadrantes en las zonas vulnerables de la ciudad.

Ese es el caso de Juan José Arévalo Dávila taxista de la empresa Rda, quien fue víctima de cuatro presuntos antisociales, quienes en horas de la madrugada le hicieron la parada en el portal de Comfamiliar y solicitaron el servicio hasta el sector Los Olivos donde lo inesperado sucedió.

“Cuando llegamos a lo que llaman la cosecha me sacaron un puñal y me hicieron pasar hacia atrás, me quitaron el dinero y el teléfono, me querían degollar pero me cortaron en la parte baja de la barba” contó Juan José.

-Publicidad-

La víctima presentó varios golpes en el cuerpo y una herida profunda cerca de la garganta en la cual le tomaron 10 puntos. Cuenta que los delincuentes lo intimidaban amenazándolo con quitarle la vida pero al verlo ensangrentado lo dejaron en el lugar.

“Mientras los otros tres revisaban el carro uno de ellos me dijo que me arrodillara que me iba a cortar la cabeza pero yo no lo hice, como me vieron débil por la sangre que había perdido me dijeron que entrara en una casa y se fueron corriendo” cuenta la víctima.

Según sus declaraciones los cuatro hombres eran jóvenes entre los 20 y 25 años de edad que se encontraban bajo los efectos del alcohol.

Cuenta que fue auxiliado por los propietarios de la casa a la cual entró, quienes de inmediato dieron avisó al cuadrante que llegó hasta el lugar, pero para la víctima no fue mucho lo que aportó.

Manifiesta que no sintió el apoyo de los uniformados, “me pidieron los datos y les expliqué por dónde se habían ido y andaban a pies, no hicieron el recorrido por el lugar porque según había pasado mucho tiempo”.

Danirel Arévalo compañero de Juan José, manifiesta que sintió mucha indignación al verlo ensangrentado y sin poder hacer nada.  Cerca de 50 taxistas de varias empresas, llegaron para dar apoyo y salir en búsqueda de los presuntos ladrones pero el cuadrante no se los permitió.

“Cuando le dijimos que hiciéramos el recorrido lo que nos manifestaron fue que ellos para allá no se metían que necesitaban refuerzo policial pero nunca lo solicitaron, se quedaron con los brazos cruzados” expresó Danirel Arévalo.

Tanto los  habitantes de estos sectores como taxistas que los frecuentan se sientes intimidados por la delincuencia ya que no se conforman con quitarles sus pertenencias sino que quieren acabar con sus vidas. Solicitan mayor presencia policial en los barrios retirados y en las vías, ya que no es primera vez que se da esta situación.

-Publicidad-